Sucesos
COMENTARIO INTERNACIONAL VALENTÍN PUIG

Los príncipes y la corista


11/feb/02 9:33 AM
Edición impresa

LA SURPERVIVENCIA de las monarquías se fundamenta en la idea de que a grandes privilegios corresponden grandes responsabilidades. Hay una cara de la monarquía que aparece todas las semanas en la prensa del corazón. En otros casos, se acude a la crónica política, especialmente cuando alguna familia real entra en crisis. Ha sido así con el Príncipe Enrique de Dinamarca, extraviado en el ejercicio de sus deberes de consorte real y reaparecido entre sus viñedos en Francia. Allí ha acudido la Reina Margarita, para intentar el consuelo de su deprimido esposo. Después de largos años de disfrutar de los fastos reales, al exdiplomático francés le afecta depresivamente que los daneses no le tengan afecto.

En España, la familia real ha superado la controvertida fase de Eva Sannum y para mejoría de su presencia institucional se echa mano delembajador Alberto Aza para la jefatura de la Casa del Rey. Es una buena noticia y el "savoir faire" de Aza merece toda la confianza. Fue representante de España en la Corte de San Jaime, y le ha quedado un entrecano aspecto de "gentleman farmer".
COMENTARIO INTERNACIONAL VALENTÍN PUIG