Sucesos

Multan a un policía que disparó para intimidar a un repartidor por el ruido que hacía su moto


EFE, Madrid
8/mar/02 9:34 AM
Edición impresa

La Audiencia de Madrid ha condenado a una multa de 180 euros a un policía que en septiembre de 2000 recriminó a un repartidor de pizzas que iba acompañado de su hermano, por el ruido que producía la moto que llevaba y tras discutir con ambos efectuó un disparo intimidatorio, el cual impactó contra una pared.

Así lo acuerda la Audiencia Provincial en una sentencia, que indica que el acusado es autor de dos faltas de amenazas y establece que indemnice al repartidor y a su acompañante con 300 euros a cada uno, declarándose la responsabilidad civil subsidiaria del Estado.

Los hechos ocurrieron sobre las diez de la noche del 1 de septiembre de 2000 cuando el funcionario del Cuerpo Nacional de Policía se hallaba en su domicilio de Alcorcón y escuchó un ruido producido por la moto de un joven repartidor de pizzas, Alberto F.J., que iba acompañado de su hermano, José F.J.

La sentencia, contra la que cabe interponer recurso, añade que el policía se asomó a la ventana y recriminó a éstos "su actitud ruidosa para con todo el vecindario" y profirió insultos que fueron contestados por los jóvenes.

El Tribunal considera probado que la discusión se acaloró y el policía bajó a la calle vestido de paisano y portando la pistola oficial, la placa reglamentaria y el carné profesional.

Según agrega la resolución, el procesado se dirigió hacia los jóvenes diciendo que era policía y les solicitó la documentación, momento en el que continuaron los insultos hasta que el acusado "en un determinado momento efectuó un disparo intimidatorio que fue a impactar contra una pared próxima".