Sucesos

Diez muertos en dos accidentes de tráfico en Valladolid y Ciudad Real

La densa niebla, la elevada velocidad y la escasa distancia de seguridad entre los vehículos provocó numerosos choques en cadena.

COLPISA, Madrid
21/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

La densa niebla, la elevada velocidad y la escasa distancia de seguridad entre los vehículos provocó ayer dos accidentes en cadena, en los que se vieron implicados casi un centenar de vehículos y en los que diez personas resultaron muertas y otras 63 heridas de diversa consideración. Los siniestros ocurrieron en la N - 620 su paso por la localidades de Simancas (Valladolid) y en la A - IV, en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real).

El primero de los accidentes, en el que murieron ocho personas y otras 38 resultaron heridas, tuvo lugar a las 8:20 horas, en el kilómetro 137 de la N - 620 Autovía de Castilla, sentido Valladolid, junto a una estación de servicio. En esta primera colisión se vieron involucrados 20 vehículos. La densa niebla que se registraba a primera hora de la mañana, el estado resbaladizo del firme y el fallo humano se perfilan como las causas de este aparatoso accidente de tráfico, según las hipótesis de la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

Cuando todavía no habían llegado los servicios de emergencia, en el mismo lugar y en sentido contrario, ocurría otro accidente en cadena en el que se vieron involucrados otros diez turismos. Este choque estuvo presuntamente debido a la curiosidad de los conductores por ver el primero de los siniestros.

Entre los fallecidos se encontraba José Hernández Macías, de 70 años; su esposa, Antonia Sacristán Alonso, y la hija de ambos, Antonia, de 29 años. José Hernández era el alcalde de Morales del Vino, localidad zamorana de 1.500 habitantes, donde el Ayuntamiento celebró un pleno extraordinario para expresar el dolor por la muerte del regidor y decretar tres días de luto. El PP, partido al que pertenecía el alcalde, manifestó también el dolor por la muerte súbita del alcalde zamorano, su familia y el resto de víctimas.

Hasta el lugar del accidente acudieron 16 ambulancias y un helicóptero para socorrer a los heridos y trasladar los cadáveres al Instituto Anatómico Forense de Valladolid. Cinco heridos muy graves fueron atendidos en el hospital Clínico Universitario y tres en el hospital del Río Hortega. Fuentes sanitarias, indicaron que dos de los heridos, que se encontraban en estado muy crítico, perecieron a primeras horas de la tarde. El resto de las víctimas sufrieron contusiones y fracturas débiles de las que fueron asistidos en centros de salud de la capital castellano - leonesa.

Los 35 estudiantes de 15 y 16 años que viajaban en la guagua de la empresa "La Regional" implicado en la colisión salieron indemnes, a pesar de que la guagua fue alcanzado por otros vehículos. Los jóvenes lograron abrir las ventanas y saltar al exterior en medio de escenas de pánico.

La Junta de Castilla y León dispuso de un teléfono gratuito para los familiares y personas interesadas conocer datos sobre las víctimas y heridos. Unos veinte minutos antes medio centenar de vehículos colisionaron en cadena entre los kilómetros 214 y 215 de la A - IV, en sentido Madrid. En este siniestro murieron los dos ocupantes de un camión y resultaron heridas 25 personas más.