Sucesos

Al menos 1.800 muertos en un terremoto que sacudió el Norte de Afganistán

A la provincia de Baglán, la zona más afectada, llegaron anoche un convoy del Programa Mundial de Alimentos, con 158 toneladas de víveres, y otro de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), compuesto por catorce camiones con 7 mil tiendas y 50 mil mantas.

EFE, Kabul
27/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

La comunidad internacional expresó ayer su consternación por el terremoto que el lunes sacudió el norte del Afganistán y que ha causado al menos 1.800 muertos, al tiempo que se apresuró a enviar ayuda humanitaria.

A la provincia de Baglán, la zona más afectada por el seísmo, llegaron anoche noche un convoy del Programa Mundial de Alimentos, con 158 toneladas de víveres, y otro de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), compuesto por catorce camiones que transportan 7.000 tiendas y 50.000 mantas.

"Hay urgente necesidad de alojamientos, ya que las primeras evaluaciones indican que una de cada cuatro casas ha sido destruida", dijo el coordinador de la OIM en Mazar - i - Sharif, Richard Piper.

Los daños causados por los seísmos, con una magnitud de entre 5,9 y 6,3 grados en la escala de Richter, son enormes: además de los heridos y muertos - que podrían ascender a 4.800 según información en poder de la ONU - , 4.000 viviendas fueron destruidas y 10.000 personas deberán dejar sus hogares, según los datos de la Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz y la Media Luna Rojas.

Piper explicó que las operaciones de ayuda estaban siendo muy difíciles, porque la mayoría de las carreteras están bloqueadas por la tierra y el lodo.

También la Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha comenzado a distribuir tiendas de campaña y mantas en el distrito de Nahin, mientras UNICEF ya ha enviado el primer convoy con medicamentos desde el vecino Tayikistán.

Un equipo integrado por miembros de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), la Organización Mundial de la Salud y UNICEF se ha desplazado al lugar de la tragedia para hacer una primera evaluación en un helicóptero de la Fuerza Internacional para la Asistencia a la Seguridad (ISAF).

El aparato sobrevoló después la zona para hacer un reconocimiento de la situación, lo que puede orientar a los muchos organismos de la ONU y las organizaciones no gubernamentales (ONG) que intentan ayudar a los damnificados.

Los expertos expusieron esa evaluación en una reunión urgente convocada anoche por el primer ministro interino, Hamid Karzai, con el objetivo de establecer un primer plan de emergencia.

La OCHA ha abierto además un centro de operaciones en Kabul, mientras que UNICEF ha puesto en marcha una oficina móvil para coordinar la ayuda allí donde se necesite y la ISAF ha instalado un equipo de comunicaciones que será clave para la coordinación de las operaciones.

Además, la Comisión Europea y los Gobiernos alemán y ruso han aprobado el envío de ayuda urgente.