Sucesos
TRIBUNALES

Un futbolista, condenado por darle un puñetazo a otro


EL DÍA, S/C de Tenerife
5/abr/02 9:35 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Dos de la Capital tinerfeña ha condenado a un hombre a seis meses de prisión y al pago de una indemnización de 2.307 euros (384 mil pesetas) al ser considerado autor de un delito de lesiones por haber propinado un codazo en un ojo a un jugador del equipo contrario, durante un partido de fútbol en el estadio de El Sauzal, mientras se disputaba el campeonato Costa del Vino, la tarde del día 6 de marzo de 1999.

Según consta en la sentencia del caso a la que ha tenido acceso EL DÍA "la tarde del día 6 de marzo de 1999, en el curso de un partido de fútbol entre los equipos Estación de Servicio Cobos y Aficionados Padilla, del campeonato Costa del Vino, que se disputaba en el estadio de El Sauzal, uno de los jugadores, con ánimo de menoscabar la integridad física del jugador del equipo contrario, que se encontraba en el centro del campo, y sin que estuviera desarrollando ninguna jugada con el balón, ya que el mismo se encontraba en el lado derecho del campo, le dio un golpe con el codo en la cara (ojo izquierdo), produciéndole una fractura orbitomalar con hundimiento, que requirió tratamiento médico - quirúrgico, bajo anestesia general con implantación de microplacas de titanio, tardando en curar 59 días, de los que 34 estuvo incapacitado para sus quehaceres habituales.

Cicatriz en el párpado

Como secuela le quedó una cicatriz de 35 milímetros en el párpado inferior izquierdo, perceptible debajo de la línea de las pestañas y material de osteosíntesis que no precisa ser extraído".

Asimismo, se recoge que "los hechos son constitutivos de un delito de lesiones al haber golpeado a la víctima con intención de causarle un menoscabo físico. Dicha agresión consciente y voluntaria se verificó sobre el sujeto con total ausencia de juego, por lo que tampoco cabe justificación".

TRIBUNALES