Sucesos

Piden un año de prisión para un hombre acusado de abusar de una menor

Los supuestos tocamientos ocurrieron en febrero de 2001, en las canchas deportivas de San Benito, en La Laguna. Durante la vista no se aportó ningún informe psicológico ni exploración médica de la niña y la madre no pide indemnización. El inculpado dice que es una venganza.

EL DÍA, S/C de Tenerife
11/may/02 9:37 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Uno de la Capital celebró ayer un juicio por un presunto delito de abuso sexual a una menor por el que el Ministerio Fiscal solicita un año de prisión para el acusado, un conocido de la madre que cuidaba de sus hijos cuando ella salía a hacer recados.

Los hechos tuvieron lugar el 17 de febrero de 2001, en las canchas deportivas de San Benito de La Laguna.

Según la acusación, el citado día la niña había bajado a comprar a un supermercado cercano a su casa un producto de limpieza cuando se encontró con el acusado, un conocido de la familia que solía cuidar de la pequeña y de sus cuatro hermanos cuando la madre tenía que salir de su vivienda. El inculpado, al parecer, se la llevó a las canchas deportivas de San Benito y, cogiéndole las manos de la menor se las puso sobre su miembro cuando llevaba puesto el pantalón.

El procesado declaró en la vista oral que "yo frecuentaba la casa, les llevaba comida y me quedaba a cuidar los niños cuando ella salía. Yo solía pasar todo el día en la casa y nunca pasó nada. En año y medio nunca hubo ningún problema. Ese día se estaban disputando dos partidos de fútbol en las canchas. La niña ni estaba asustada ni pedía auxilio y yo creo que esta denuncia es sólo por venganza por no quedarme con los niños más tiempo".

Al parecer el acusado, a quién la menor - según el abogado defensor - solía llamar "abuelo", solía cuidar a los pequeños gratis al tiempo que comentaba que "yo no sé lo que pretende con ésto".

La siguiente en prestar declaración fue la madre de la pequeña, la cual dijo que "yo me llevaba muy bien con este señor hasta ese momento, incluso llegamos a pasar la Nochebuena juntos. Mi hija lo pasó muy mal y después de los hechos ha cambiado muchísimo. Yo no daba crédito a lo que la niña me decía y le regañaba por lo que me estaba contando. Yo lo miraba como a un padre".

La defensa interrogó a la madre sobre su cambio en las declaraciones realizadas con anterioridad a la vista oral.

Detalles en el aire

La nota más triste fue cuando entró a declarar la menor y rompió a llorar por lo que se tuvo que hacer un receso.

Durante la vista oral no se aportó ningún informe psicológico o reconocimiento médico de la menor que aportara algo de luz sobre el posible hecho.

Asimismo, la defensa recalcó al solicitar la libre absolución para su cliente de que los hechos suceden en las canchas de San Benito mientras se están disputando dos partidos de fútbol, con el consiguiente bullicio que ello conlleva. "Es increíble que intente que la niña lo toque en las canchas y que luego la lleve a los baños de las canchas cogida de la mano. Mi defendido ha prestado ayuda a la madre quedándose con los niños. Lo que mueve a la madre es una especie de venganza por haber roto la relación vecinal que tenían. Los hechos que se han relatado son una total y absoluta falacia", concluyó el letrado de la defensa.