Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Oltra tiene la duda de Malbasic, con fiebre, para el partido ante el Osasuna leer

Diez años de prisión por agredir sexualmente a una menor de su familia

Los hechos, según la sentencia, se desarrollaron entre 1996 y 2000, desde que la víctima tenía nueve años hasta que cumplió 13. Además, tiene prohibido acercarse, hablar con ella y comunicarse durante cinco años, al tiempo que debe abonarle 36 mil euros por daños morales.

EL DÍA, S/C de Tenerife
30/may/02 9:38 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial tinerfeña ha condenado a un hombre de 32 años, a una pena de diez años de prisión al ser considerado autor de un delito continuado de agresión sexual en la persona de su cuñada, menor de edad, entre 1996 y 2000.

Asimismo, en el texto legal se recoge que el procesado deberá indemnizar a la víctima en 36 mil euros y tiene prohibido aproximarse y comunicarse con la menor durante cinco años a contar desde la firmeza de la sentencia, al tiempo que debe abonarle los gastos derivados del tratamiento psicoterapéutico a que está sometida.

Según consta en la sentencia del caso se recoge que "el procesado es cuñado de una menor de edad y, desde fecha no determinada, pero anterior a febrero de 1996, antes de que la menor cumpliera nueve años, la sometió en varias ocasiones a abusos sexuales, consistentes en tocamientos, caricias, contactos de órganos genitales, de él a ella y en obligarla a realizar actos libidinosos. Luego, entre diciembre de 1999 y septiembre de 2000, el procesado continuó con abusos sexuales sobre la menor, de la misma naturaleza que los anteriores, pero además a tener en varias ocasiones acceso carnal con la misma, antes de que cumpliera 13 años".

Al parecer la interrupción - según sentencia - del referido comportamiento del inculpado, entre febrero de 1996 y diciembre de 1999, obedece a su alejamiento para someterse en Bilbao y Burgos a tratamiento de desintoxicación por su drogodependencia. A consecuencia de los referidos abusos a que fue sometida, la víctima padece un trastorno adaptativo que viene requiriendo tratamiento psicoterapéutico.

La petición de las partes

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito continuado de abuso sexual sobre menor de 12 años, sin consentimiento y con abuso de superioridad, solicitando una pena de diez años de prisión por este hecho delictivo y, por otro delito de abuso sexual continuando con penetración sobre menor de 13 años, a una pena de diez años de prisión. Asimismo, el acusador público pidió que el procesado ni se aproximara ni comunicara con la víctima ni con su familia, así como que cambiara su residencia por tiempo de cinco años.

La defensa se decantó por la libre absolución. Los hechos probados son constitutivos de delito por la prueba del testimonio de la víctima, "la cual es convincente en el relato de los hechos. El acusado reconoce una relación sexual con penetración en el verano de 2000. Asimismo hay que tener en cuenta también la relación de parentesco por afinidad entre el procesado y la víctima, propiciatoria para la ejecución del delito". En el texto se recoge que la prohibición de acercamiento por cinco años concierne sólo a la víctima.