Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Junta Electoral prohíbe el 'Día del Vecino' y el 'Día de la Juventud' en Santa Cruz de Tenerife leer

El alcalde de Ponferrada dimitió ayer tras ser condenado por acoso sexual

La resolución judicial fija para Ismael Álvarez una pena de nueve meses de multa a razón de 24 euros diarios, una indemnización de 12 mil euros para la denunciante y el pago de la mitad de las costas procesales.

EFE, Burgos
31/may/02 9:38 AM
Edición impresa
EFE, Burgos

El alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez (PP), ha sido condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por un delito de acoso sexual cometido contra la ex concejala del mismo consistorio, Nevenka Fernández.

La sentencia, que según fuentes judiciales supone el primer fallo condenatorio que aplica este tipo delictivo establecido en el artículo 184 del Código Penal, incluye el voto particular de uno de los magistrados, quien considera que no hay suficientes pruebas de cargo para condenar al alcalde de Ponferrada.

Entre las bases de la decisión judicial, figura el testimonio de los facultativos que atendieron a Nevenka Fernández y los peritos que informaron durante la vista sobre su estado psicológico y psiquiátrico. "La querellante es una persona abierta, inteligente, intuitiva, con tendencia a la ansiedad, a la depresión y a sentirse culpable, con escasa tolerancia a la frustración... no es un tipo de persona fabuladora", según el testimonio de los facultativos.

La sentencia, en la que actuó como ponente el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José Luis de Pedro Mimbrero, dice que "ante la negativa de Nevenka Fernández a mantener unas relaciones sexuales inicialmente consentidas, insiste - Ismael Álvarez - en la solicitud y, con abuso de superioridad jerárquica, provoca en la víctima una situación objetiva gravemente hostil y humillante".

El texto judicial considera además que las declaraciones de la víctima, "en algunos casos avaladas por el acusado", han ofrecido "una narración de los hechos verosímil, coherente y verídica".

La sentencia concluye que está "claro que la querellante sufrió angustia y depresión, y que ha habido una adecuada asistencia facultativa, pero no sabemos el tiempo real de baja". Y califica como "justificado" el criterio de no incluir en sus conclusiones definitivas el delito de lesiones, que de haberse aceptado hubiera supuesto la pena de un año de cárcel e inhabilitación para Ismael Álvarez.