Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Una encuesta de Metroscopia coloca al PSOE como primera fuerza y da a Vox 29 diputados leer

Un juez aumenta la pensión alimenticia a una divorciada a raíz de una vista por impago

La vista oral sólo se refiere a los atrasos entre julio de 1998 y enero de 1999, pasando de 480 a 601 euros, al tiempo que se condena al acusado a una pena de arresto de diez fines de semana y al pago del incremento del IPC.

EL DÍA, S/C de Tenerife
3/jun/02 9:39 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Dos de la Capital tinerfeña ha condenado a un hombre acusado de un delito de abandono de familia a una pena de diez fines de semana de arresto y que se haga cargo de todas las mensualidades no abonadas en concepto de pensión alimenticia desde julio de 1998 a enero de 1999, llegando a incrementarle la pensión a sus hijos de 480 a 601 euros (de 80 a 100 mil pesetas).

Según consta en la sentencia del caso, "el acusado, quien estaba obligado a pagar a su ex esposa tras la separación matrimonial 480 euros (80 mil pesetas) mensuales más la revisión del IPC, desde el mes de julio de 1998 al mes de enero de 1999, no cumpliendo con su obligación y dejando de pagar las referidas cantidades sin causa justificada"

Estos hechos fueron denunciados por su ex esposa en comparecencia ante la Policía en septiembre de 1998.

La petición de las partes

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito de abandono de familia, solicitando que se le impusiera una pena de arresto de 12 fines de semana, debiendo abonar las cantidades dejadas de percibir en concepto de pensión alimenticia - 480 euros - (80 mil pesetas mensuales más la revalorización conforme al IPC) desde julio de 1998 a enero de 1999, más los intereses legales.

Por su parte, la acusación particular calificó como el fiscal al tiempo que pedía una pena de arresto de 20 fines de semana y la misma indemnización y pagos que el acusador público.

La defensa del acusado se decantó por la libre absolución.

En el texto legal se recoge que "los hechos son legalmente constitutivos de un delito de abandono de familia que la norma castiga con pena de arresto de ocho a veinte fines de semana a quien deje de pagar durante dos meses consecutivos cualquier tipo de prestación económica a favor del cónyuge o hijos, establecida en el convenio de separación legal, divorcio, declaración de nulidad de matrimonio, proceso de filiación o proceso de alimentos a favor de los hijos".

Reconoció que no pagó

En el caso enjuiciado quedó acreditado por el propio reconocimiento del acusado que no llevó a cabo abono alguno en concepto de alimentos, pese a saber que estaba obligado por sentencia de separación. Por su parte, el inculpado dijo que en esos meses no trabajó, pero no estaba inscrito en la oficina pública de empleo y no percibió prestación social. Asimismo en el juicio reconoció que "poco después de enero de 1999 regresó a su ocupación habitual, constando que en la empresa donde prestaba sus servicios percibió durante todo el año 1999, la cantidad de 27.265 euros (4.536.522 pesetas netas) unas 2.271 euros (378.026 pesetas mensuales)", añadiendo la resolución judicial de la Audiencia Provincial que no sólo no se tiene que rebajar, sino que se debe incrementar la cantidad que debía obligatoriamente abonar a su ex esposa, pasando de 80 mil pesetas a cien mil mensuales.

De forma deliberada

"Todo esto evidencia que el inculpado, de forma deliberada y voluntaria, ha inclumplido su elemental deber familiar con sus hijos desatendiendo además el mandato impuesto por una resolución judicial", dice el texto.

A la par que "queda claro que la separación o el divorcio no exime a los padres del cumplimiento de los deberes básicos asumidos con respecto a los hijos, entre los que está incluida la atención económica de los mismos, independientemente de las posibilidades económicas del otro cónyuge".