Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La canaria Cristina Ramos se cuela en el 'Top 5' de la final de 'America's Got Talent' leer

Un año de prisión por meter hachís en Tenerife II para su marido

Llevaba, dentro de un paquete de pañuelos de papel, dos trozos de la droga, siendo interceptada en el control por funcionarias de prisiones, cuando se disponía a mantener una comunicación íntima con el interno.

EL DÍA, S/C de Tenerife
11/jul/02 9:41 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

El Juzgado de lo Penal número Uno de la Capital tinerfeña ha condenado a un año de prisión y al pago de una multa de 90,15 euros a una mujer que intentó introducir dos trozos de hachís dentro de un paquete de pañuelos de papel en Tenerife II, en octubre de 2001.

Según consta en la sentencia del caso, "la acusada acudió, el día 15 de octubre de 2001, al Centro Penitenciario Tenerife II con objeto de mantener una comunicación íntima con su esposo. Al llegar al control de dicho recinto carcelario, la inculpada depositó un paquete de pañuelos de papel que portaba, en cuyo interior fueron hallados dos trozos de hachís con un peso de 8,76 gramos, que pretendía introducir en dicho establecimiento para el consumo de terceros".

Abultaba demasiado

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito contra la salud pública, por lo que solicitó una pena de un año de prisión y multa de 90,15 euros.

Por su parte, la defensa solicitó la libre absolución para su patrocinada.

En el texto legal se recoge que "del referido delito es responsable la acusada, ya que no es posible mantener la tesis de la defensa sobre el desconocimiento del contenido del paquete de pañuelos de papel alegando que era propiedad del hermano de la procesada, quien los había dejado en su coche y del que ella casualmente los había llevado para hacer uso de ellos en la comunicación íntima con su esposo".

Dicha versión queda, según consta en la sentencia, desvirtuada si se tiene en cuenta la declaración de las dos funcionarias de prisiones que manifestaron en el juicio que el paquete abultaba más de lo normal y a simple vista podía apreciarse que contenía algo más que pañuelos de papel, siendo imposible que su portadora no se percatara de ello.

Asimismo, en el interior del paquete no había más que hachís y no papelillos de fumar, mientras que según las funcionarias de prisiones, ambos objetos se encontraron dentro del paquete, lo que lleva a considerar que el testigo faltó a la verdad a favor de su hermana.

Otro punto que se destaca es que la acusada dijo siempre que acude a ver a su esposo a prisión lleva pañuelos de papel, sin embargo el día que ocurrieron estos hechos, parece ser que no los portaba, pues tuvo que hacer uso de los de su hermano y que, descuidadamente, tenían dentro droga. "Todo acredita que ha quedado probado por la declaración de las funcionarias de prisiones, el ánimo de la posesión y el conocimiento certero de la acusada sobre la sustancia que portaba y que su introducción en prisión era para su consumo de terceros. Al tiempo que es inexplicable la conducta de la inculpada intentando introducir estupefacientes en prisión".