Sucesos

Califican de "muy traicionero" al acusado por el crimen de Arona

El juicio con jurado popular que se sigue por el suceso que tuvo lugar el 6 de junio de 2000 en el Sur continuará hoy con las pruebas periciales.

EL DÍA, S/C de Tenerife
18/jul/02 9:42 AM
Edición impresa

En la mañana de ayer se celebró la prueba testifical del juicio con jurado popular que se sigue contra un homicidio perpetrado el 6 de junio de 2000 en una cochinera rodeada de chatarra, en la zona de Cabo Blanco, en el municipio sureño de Arona.

Durante el testimonio que prestaron los agentes de la Guardia Civil que intervinieron en el lugar, éstos afirmaron que el cadáver presentaba tres golpes en la parte posterior de la cabeza y otro en el antebrazo izquierdo. Junto al cuerpo se encontraba el arma utilizada por el homicida, una llave y un gran charco de sangre producto de los golpes.

En el lugar eran visibles platos, tasas y restos de comida por el suelo, producto de la pelea que precedió al crimen. Otro de los agentes dejó claro que el acusado se encontraba al llegar las fuerzas del orden al lugar sin camisa, con manchas de sangre, así como trozos de masa encefálica en el pantalón.

Otro de los policías dijo que cuando le tomaron declaración al acusado éste reconoció que había matado a su amigo y compañero de trabajo.

Mientras tanto, el propietario del bar Andrómeda, lugar donde el acusado y la víctima solían ir a beber, afirmó sobre el supuesto homicida que "se trata de una persona tranquila, pero muy traicionero".

Dijo que en el local no pasó nada y que tras tomar unas copas abandonaron el sitio en el coche del acusado. El conductor de la ambulancia que acudió al suceso también confirmó que el acusado le había dicho que había matado a su amigo, pero que éste cambió su versión ante la Benemérita.