Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Junta Electoral prohíbe el 'Día del Vecino' y el 'Día de la Juventud' en Santa Cruz de Tenerife leer

Los cabecillas de la banda que secuestró a la farmacéutica se retractan

Uno de ellos denunció que fue "coaccionado" por la Guardia Civil y que la fiscalía le prometió, tras ser detenido, que no acusarían a su mujer y no le quitarían a su hija.

EFE, Gerona
29/nov/02 9:53 AM
Edición impresa
EFE, Gerona

La segunda sesión del juicio por el secuestro de María Angeles Feliu no ha aclarado la trama del caso ya que los presuntos cabecillas, Antoni Guirado y Ramón Ullastre, se han retractado de sus confesiones iniciales y han denunciado haber sido "coaccionados" por la Policía para responsabilizarse del secuestro.

Ullastre, ex vigilante de Sant Pere de Torelló para quien se pide 20 años de cárcel, y Guirado, Policía Local de Olot que afronta una petición de 22 años, no han respondido a ninguna pregunta del duro interrogatorio del fiscal, quien les ha recriminado "tanta tortura con la pobre señora Feliu".

Feliu, según el fiscal, no tuvo luz eléctrica ni natural durante 4 meses, comía alimentos fríos, fue golpeada, y le amenazaron con cortarle dedos y orejas, al tiempo que sus secuestradores le hicieron creer que eran de ETA, y la instalaron en un zulo en el que no podía levantarse o estirarse y donde debía orinar en un cubo.

También ha declarado en el juicio la esposa de Ullastre, Montserrat Teixidor, para quien se pide 20 años de prisión y quien ha reiterado que nunca supo que en el sótano de su casa, en el hueco de un armario empotrado, estuvo Feliu 492 días.

Ullastre no aclaró ayer qué participación tuvo, aunque el fiscal le acusa de preparar la infraestructura del secuestro y de reclutar a la parte de la banda que era de Osona - su esposa, el entrenador de fútbol de Vic Juan Manuel Pérez Funes "Juanma" y el "carcelero" de María Angeles, el camarero de Torelló Sebastiá Comas "Iñaki" - , a los que exculpó, al igual que a los dos supuestos ideólogos del secuestro, Joan Casals y Xavier Bassa.

Además, éste denunció ayer que fue "coaccionado" por la Guardia Civil y que la fiscalía le prometió tras ser detenido que no acusarían a su mujer, que no le quitarían a su hija y que se tendría en cuenta su confesión para rebajarle la pena. Guirado denunció también "coacciones" de la Guardia Civil y "presiones" de su jefe de Policía y ha dicho que se siente "engañado" porque el fiscal le hizo promesas para que confesara.

Ullastre acusó en su momento a Guirado de realizar seguimientos de Feliu, a la que intentaron secuestrar sin conseguirlo en dos ocasiones anteriores, así como de participar en el secuestro material de la farmacéutica y de llevarla hasta su casa de Sant Pere de Torelló.