Sucesos

Detenido el autor del asesinato de un taxista en Barcelona

El presunto homicida, considerado muy violento, opuso resistencia al arresto y lesionó a tres agentes. Estaba en situación de quebrantamiento de condena desde 1997 porque no regresó de un permiso penitenciario.

EFE, Barcelona
5/ene/03 9:56 AM
Edición impresa
EFE, Barcelona

La Policía ha detenido en Barcelona a un hombre de 36 años, Eusebio R.G, como presunto autor del homicidio del taxista Luis Pérez el pasado 27 de diciembre en Sabadell, un crimen que causó gran consternación en el sector del taxi y que fue el inicio de una serie de reivindicaciones en demanda de más seguridad por parte de estos profesionales.

Según informó ayer la Jefatura Superior de Policía, la detención se produjo la tarde del pasado jueves y el presunto homicida, considerado un delincuente muy violento, opuso resistencia al arresto y lesionó a tres agentes.

El detenido estaba en situación de quebrantamiento de condena desde 1997 porque no regresó de un permiso penitenciario a la cárcel de Can Brians. Además, se le imputan otros 12 robos con intimidación cometidos contra taxistas a partir del 11 de diciembre de 2002.

El cadáver del taxista Luis Pérez de 48 años y vecino de Badalona (Barcelona) fue hallado la madrugada del 27 de diciembre en Sabadell con varias heridas de arma blanca.

La Policía encontró posteriormente el vehículo de Pérez, manchado de sangre, en Sant Adriá del Besos.

Las primeras investigaciones revelaron que el taxista había sido asesinado por un individuo que subió en el vehículo en el Hospital de l Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet.

El Grupo de Robos con intimidación y el grupo de Homicidios de la Policía se hicieron cargo del caso junto con la comisaría local de la Policía de Sabadell y analizaron una quincena de denuncias por robo con intimidación a taxistas, que se habían presentado a partir de mediados de diciembre en el área metropolitana de Barcelona.

Las declaraciones de los testigos permitieron elaborar un retrato robot del homicida.

El individuo cogía un taxi en diferentes hospitales de la zona Metropolitana de Barcelona para que lo trasladasen al barrio de La Mina de Sant Adriá, supuestamente para comprar droga, y en el trayecto atracaba a los taxistas.