Sucesos

Un año de prisión por agredir a una mujer durante una pelea de niños

Los hechos tuvieron lugar en una calle de Tazacorte, en La Palma, el día 29 de septiembre de 1999, cuando el padre de uno de los menores insultó y luego pegó en el rostro a la tía del otro chico produciéndole una fractura de nariz y un desprendimiento vítreo en el ojo derecho.

EL DÍA, S/C de Tenerife
11/ene/03 9:57 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Cinco de la Capital tinerfeña ha condenado a Arsenio L.M. a un año de prisión al ser considerado autor de un delito de lesiones, al tiempo que debe indemnizar a la víctima en 5.550 euros. Asimismo también se le condena por una falta de insultos a la pena de 15 días de multa con cuota de tres euros diarios.

Según consta en la sentencia del caso "sobre las ocho menos cuarto de la tarde, del día 29 de septiembre de 1999, a raíz de un incidente previo entre dos niños en una calle de Tazacorte (La Palma), el acusado, padre de uno de los menores, insultó a la tía del otro y, seguidamente, le propinó un manotazo en el rostro, que le produjo una fractura nasal sin desplazamiento y traumatismo en el ojo derecho con desprendimiento vítreo, lesiones de las que tardó en curar 185 días".

Las peticiones de las partes

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito de lesiones solicitando una pena de quince meses de prisión, así como una indemnización de 10.187 euros para la víctima.

Por su parte, la acusación particular también calificó los hechos como un delito de lesiones por lo que pidió año y medio de cárcel, así como una falta de insultos por lo que solicitó una pena de 15 días de multa con cuota diaria de seis euros. La indemnización a la lesionada fue cifrada en 13.335 euros.

La defensa del acusado se decantó por la libre absolución.

En el texto legal se recoge que los hechos son propios de un delito de lesiones, ya que la acción pretende menoscabar la integridad de la víctima, de la que se deriva un resultado lesivo, que precisa para su curación además de la primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico.

Con partes médicos

La existencia de las lesiones, su alcance, gravedad y el tratamiento médico dispensado a la víctima están acreditados por los partes médicos unidos a la causa.

La perjudicada, como resultado de la agresión, sufrió una fractura de los huesos de la nariz y un desprendimiento vítreo en el ojo derecho, lesión esta última de mayor gravedad, que fue la que necesitó para sanar varias asistencias médicas continuadas dispensadas fundamentalmente por un oftalmólogo y que determinó su baja laboral durante tres meses.

Por otra parte, la versión de la víctima quedó confirmada por el testimonio de su madre, testigo directo de los hechos, sin que puedan tomarse en cuenta las manifestaciones realizadas por la madre del acusado, pues quedó de manifiesto que su intención era la de exculpar a su hijo de los cargos.