Sucesos

La NASA centra su investigación en la pérdida de losetas de la capa protectora

La hipótesis que se maneja como más probable es que el fragmento pudo desprender un número suficiente de las losas que forman la capa termoaislante de la "panza" del transbordador como para dañar fatalmente el escudo protector de la nave.

EFE, Washington
4/feb/03 9:59 AM
Edición impresa

La NASA anunció ayer que ha ampliado la zona de búsqueda de los restos del Columbia, y ha centrado su investigación en si el impacto de un trozo de aislante durante el lanzamiento separó varias losas protectoras de cerámica.

La hipótesis que se maneja como más probable es que el fragmento pudo desprender un número suficiente de las losas que forman la capa termoaislante de la "panza" del transbordador como para dañar fatalmente el escudo protector de la nave.

Este planteamiento "es la principal hipótesis en estos momentos", declaró Bill Readdy, astronauta y director adjunto del programa de vuelos tripulados de la NASA.

Aun así, Readdy pidió prudencia y, en una conferencia de Prensa en la sede de la NASA en Washington, dejó claro que si bien "todo el mundo ha llegado a esa conclusión, yo no estoy preparado para confirmarla".

Fase delicada

Los transbordadores espaciales tienen unas 20.000 baldosas, que se calientan a temperaturas de hasta más de 1.600 grados centígrados durante la delicada fase de reentrada en la atmósfera y evitan que la nave se desintegre por el calor.

El fragmento de espuma aislante - de 76 por 18 centímetros - se desprendió del depósito principal de combustible unos 80 segundos después del lanzamiento del pasado 16 de enero.

El aislante golpeó el ala izquierda de la nave y durante el vuelo los técnicos de tierra no consideraron que fuera un problema.

"Este fenómeno no es nuevo", declaró Michael Kostelnik, director adjunto de la NASA para el programa de transbordadores y la Estación Espacial Internacional (ISS), quien dijo que otros desprendimientos anteriores causaron sólo "daños menores".

Explicó que "los mejores ingenieros que tenemos, que construyeron este sistema, estudiaron toda la información que teníamos y determinaron que no había un problema en la seguridad del vuelo".

Los ingenieros "creyeron que se podría haber dañado el sistema térmico de protección... pero no consideraron que pudiera poner en peligro la seguridad del vuelo", afirmó Kostelnik.

"Nosotros estuvimos totalmente de acuerdo con su determinación", afirmó el responsable de la NASA en nombre de la dirección de la agencia espacial estadounidense.

Para tratar de averiguar qué ocurrió, la NASA ha ampliado el área donde buscará los restos de la nave, que se esparcieron por Texas y otros estados de EE UU.

Kostelnik explicó que la NASA contará hoy, con unos 150 expertos para coordinar la recuperación de los restos.

La búsqueda propiamente dicha está en manos de las autoridades locales y federales, ayudados por voluntarios que - incluso a caballo - recorren algunas de las zonas más remotas del noreste del estado de Texas.

Más de 2.000 fragmentos de todos los tamaños han sido hallados hasta ahora en un área de unos 190 kilómetros de largo por 16 de ancho.

Esas tareas están siendo respaldadas por el análisis de la trayectoria del Columbia en el momento de su desintegración, así como en la velocidad y "probable tamaño y masa de los restos que se observaron", explicó Readdy.

Los fragmentos hallados están siendo enviados a la base de la Fuerza Aérea de Barksdale (Luisiana), donde se reunirán para un examen a fondo.

Kostelnik aseguró que otra de las prioridades es hallar los restos de los siete astronautas "y entregárselos a las familias".

Múltiples datos

Otra de las claves de la investigación es la compilación y análisis de los múltiples datos técnicos que enviaba el Columbia.

Para ello, se ha creado una base de datos en la que se están incluyendo todas las informaciones y detalles técnicos, que proceden de múltiples fuentes.

Readdy reconoció que "algunos detalles son difusos, pero estamos comenzado rápidamente a llenar algunos de los vacíos del horario".

Por ejemplo, explicó que "tenemos unos 30 segundos" de datos que no están claros, y confió en que se pudieran lograr algunas informaciones precisas a través de un examen minucioso.