Sucesos

El desbordamiento del río Ebro traslada el peligro a la provincia de Tarragona

Unas 15.000 hectáreas han quedado anegadas por la riada en el noroeste de la provincia. Las altas temperaturas y la lluvia aumentaron el deshielo y el riesgo de aludes en los Pirineos, por lo que la situación podría complicarse en las próximas horas.

COLPISA, Zaragoza
9/feb/03 10:00 AM
Edición impresa

La alerta por la crecida del Ebro se trasladó ayer aguas abajo de la ciudad de Zaragoza, mientras que unas 15.000 héctareas han quedado anegadas por la riada en el noroeste de la provincia. Las altas temperaturas y la lluvia aumentaron el deshielo y el riesgo de aludes en los Pirineos, por lo que la situación podría complicarse tanto en Aragón, como en la provincia de Tarragona.

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, después de conocer el alcance de la riada sobre el terreno, explicó que la "extraordinaria" crecida del Ebro ronda los 5,7 metros de altura en Zaragoza capital, con un caudal de más de 2.800 metros cúbicos por segundo. Según dijo, las aguas tardarán unos días en volver a su nivel habitual en la capital aragonesa.

El ministro de Medio Ambiente atribuyó a los embalses alaveses, navarros y zaragozanos el mérito de haber frenado la riada en Zaragoza capital. Sin embargo, Matas reconoció que la "extraordinaria" avenida ha causado importantes daños y dijo que los embalses "no se hacen por capricho" pese a las "dificultades políticas en sacarlos adelante". Por ello, anunció que el Gobierno estudiará un paquete de ayudas para los afectados.

Jaume Matas anunció que los técnicos esperan que la avenida llegue en unos dos días al pantano de Mequinenza, donde el agua será frenada. Desde mediados de semana, la Confederación Hidrográfica de Ebro (CHE) está desembalsando agua en Mequinenza y en el pantano de Ribarroja para contener la riada y evitar daños mayores aguas abajo.

El titular de Medio Ambiente destacó el esfuerzo que se está realizando para construir diques en la ribera del Ebro y para drenar del agua que inundó las calles de diversas localidades.

El presidente de la CHE, José Vicente Lacasa, explicó que la alerta se extiende ahora a las localidades de El Burgo de Ebro, Fuentes del Ebro, Pina y Gelsa. Está previsto que la cresta de la riada se acerque hoy a las dos últimas localidades. En Nuez de Ebro la rotura de un dique afectó a un transformador. Aguas abajo, la Generalitat de Cataluña mantiene la alerta en el Plan de Inundaciones (Inuncat) en Tarragona.