Sucesos

Seis meses de prisión por no procurar las medidas de seguridad a dos trabajadores

Los mandó a realizar un trabajo y sólo les colocó un andamio de casi tres metros con una plancha metálica, que cedió con el peso.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/feb/03 10:01 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

El Juzgado de lo Penal número Cuatro de la Capital ha condenado a Gonzalo S.S. a seis meses de prisión y al pago de una multa de 1.080 euros, al ser considerado autor de un delito contra la seguridad de los trabajadores y por otro delito de lesiones a 10 fines de semana de arresto y al pago de 540 euros, al no procurar las mínimas medidas de seguridad a dos trabajadores que instalaban pladur en El Chorrillo.

Según consta en la sentencia "el acusado, en su condición de una empresa de instalación de pladur, constituida en 1997, se encargaba de la realización de una obra que estaba llevándose a cabo en el interior de una nave sita en la zona de El Chorrillo, de esta capital, trabajando por cuenta de la referida sociedad dos empleados".

El trabajo consistía en la colocación en altura de planchas de pladur en la pared de una estancia destinada a oficina, para lo cual, el procesado procuró únicamente un andamio con una altura de entre dos metros y medio a tres de altura, aproximadamente y sobre él, una plancha metálica, sin sistemas de sujeción ni barandilla protectora, contraviniendo las más elementales reglas de seguridad para evitar caídas.

Sin cinturones ni sujeción

Asimismo, el procesado, pese a que tenía la obligación, tampoco les proporcionó casco ni cinturón de seguridad, de modo que, en horas del mediodía del día 3 de noviembre de 1999, cuando ambos trabajadores llevaban a cabo la colocación del pladur, la plancha metálica rodó haciendo perder el equilibrio a los mismos, provocando la caída de uno de los empleados, quien no pudo evitar la misma al no disponer de sistema alguno de sujeción, resultando con lesiones consistentes en traumatismo torácico cerrado con fracturas costales múltiples y hemoneumotórax mínimo que requirieron su ingreso hospitalario durante seis días y tardando en curar desde noviembre de 1999 hasta el 27 de enero de 2000.

El acusado debe indemnizar al perjudicado en 90 euros por cada día de hospitalización y otros 45 por día que estuvo impedido.