Sucesos

Un hombre se confiesa autor de la muerte de su esposa de 71 años en Madrid

Por el momento se desconocen las causas de la muerte de la septuagenaria, aunque los agentes recogieron un cuchillo que la víctima tenía entre las piernas y en el que no se han hallado manchas de sangre. La fallecida presentaba unos pequeños cortes en las manos.

EFE, Madrid
5/mar/03 10:02 AM
Edición impresa

La Policía investiga la causa del fallecimiento de una septuagenaria en Madrid, cuyo marido se confesó autor de la muerte, y ha intervenido un cuchillo que la víctima tenía entre las piernas y en el que no se han detectado marcas de sangre.

Según la Jefatura Superior de Policía, por el momento se desconoce lo que produjo la muerte de Manuela P.F., de 71 años, por lo que será necesario esperar al resultado de la autopsia. Demetrio G.P., el marido de la víctima, acudió a primeras horas de ayer a la Comisaría de Puente de Vallecas para autoinculparse de la muerte de su mujer.

Las mismas fuentes precisaron que la víctima presenta heridas en una mano y en un antebrazo, producidas probablemente al intentar defenderse, y dos pequeños arañazos en el pecho, así como un golpe en la frente.

Un cuchillo sin sangre

Entre sus piernas, los agentes hallaron un cuchillo que no tenía manchas de sangre que ha sido intervenido por la Policía, además de otros objetos, entre ellos un florero que estaba encima de la cama de la habitación donde fue hallado el cadáver.

Según afirmaron algunos vecinos, Demetrio sufre trastornos mentales y había estado internado en centros psiquiátricos en muchas ocasiones.

"Aunque no se metía con nadie, estaba loco perdido y ya había ingresado en muchas ocasiones por sus problemas psiquiátricos", destacó del supuesto homicida Mercedes, vecina de la pareja desde hace más de veinte años, quien no recuerda que el matrimonio protagonizase peleas.

Y añadió: "Las autoridades tienen mucha culpa, porque personas así tienen que estar internadas".

Mercedes se encontró con Manuela en el portal de la casa, poco antes de morir en su domicilio. "Eran sobre las 13:30 y ella estaba en el rellano de la escalera de la planta baja aguardando el ascensor y me preguntó cómo estaba".

Los vecinos indicaron que el matrimonio tiene cuatro hijos, tres hombres y una mujer.

Sobre las 15:10, Demetrio acudió a la Comisaría de Puente de Vallecas y confesó que había matado a su esposa, tras lo cual los agentes acudieron al domicilio de la pareja, en el número 1 de la calle de Pablo Neruda (distrito de Puente de Vallecas), y hallaron el cadáver de la mujer en el suelo de una habitación.

Al domicilio de la pareja se dirigió inmediatamente un coche patrulla del Cuerpo Nacional de Policía y una dotación de los bomberos, estos últimos forzaron la puerta de entrada del domicilio porque nadie contestaba y por si la mujer seguía con vida. Cuando los Bomberos y la Policía entraron en el domicilio hallaron el cadáver de la mujer tendido boca arriba en el suelo de un dormitorio de la vivienda.

Con esta nueva víctima, la primera por violencia doméstica en la región madrileña en 2003, se eleva a veinte el número de homicidios registrados en lo que va de año en la comunidad autónoma, lo que supone uno cada tres días.