Sucesos

Un marroquí mata a una educadora social y luego acuchilla a un taxista en Zamora


EFE, Zamora
5/mar/03 10:02 AM
Edición impresa

El joven A.F.N., detenido ayer por la Policía, confesó ser el presunto autor de un atraco a un taxista al que hirió gravemente al clavarle una navaja en el cuello, y de la muerte de una educadora social de un centro de Mensajeros de la Paz de Zamora en el que estuvo como interno hasta el pasado septiembre.

La hipótesis policial apunta a que A.F.N., de 19 años y nacionalidad marroquí, estranguló en la madrugada de ayer a la educadora social en su centro de trabajo, ocultó el cadáver y cogió un taxi, causó las lesiones al conductor y huyó con el vehículo hasta que sufrió un accidente en la avenida de Vigo, según informaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Oscar Reguera, explicó en conferencia de prensa que el joven fue detenido tras el accidente y en un primer momento confesó el atraco al taxista, aunque posteriormente, en presencia de su abogado, reconoció también ser el presunto autor de la muerte violenta de la educadora social.

Oculto con colchas y cartones

El cuerpo sin vida de M.A.V.F., de 26 años, fue hallado en el semisotano del centro de acogida que la organización no gubernamental Mensajeros de la Paz posee en Zamora, oculto con colchas y unos cartones.

Las primeras investigaciones apuntan a que el presunto autor de los hechos estranguló a la joven en la madrugada del lunes al martes en dependencias del centro, del que disponía de una llave de la puerta cuando fue cacheado tras su detención.

A las ocho de la mañana, A.F.N. cogió un taxi en la plaza Mayor de Zamora en dirección al bosque de Valorio, donde, sin mediar palabra, clavó una navaja al taxista en el cuello y le amenazó con matarle, por lo que éste huyó a pie presionando con un dedo en la herida para evitar desangrarse, según la versión expuesta ayer por el subdelegado del Gobierno.

El herido, J.G.L., de 35 años, fue auxiliado por trabajadores de la caseta del Servicio Municipal de Parques y Jardines del bosque de Valorio, que lo trasladaron hasta el hospital Virgen de la Concha de Zamora.

J.G.L. se encuentra ingresado en el centro hospitalario, donde evoluciona favorablemente de las heridas, se encuentra consciente y no se teme por su vida.

La herida, de unos cuatro centímetros de profundidad, se produjo con un arma blanca punzante y presenta una trayectoria descendente desde el cuello hasta el paquete muscular del esternocleidomastoideo, según el parte médico presentado por Reguera.

La navaja que supuestamente utilizó el agresor fue encontrada en el taxi, tras el accidente que sufrió el joven, tras lo cual fue detenido por la Policía Municipal.