Sucesos

Hallan el cadáver de una mujer y su bebé desaparecidos en Nochebuena

Los cuerpos plenamente identificados corresponden a la joven Laci Peterson de 27 años y al bebé que esperaba y ambos fueron hallados por un pescador en la bahía de San Francisco. La Policía ha detenido al marido de la víctima como principal sospechoso de estos hechos.
EFE, California
20/abr/03 10:06 AM
Edición impresa

Los dos cuerpos que aparecieron en la bahía de San Francisco son los de Laci Peterson, la joven que desapareció misteriosamente en Nochebuena, y el bebé que esperaba, confirmaron ayer las autoridades.

La identificación del cuerpo que apareció el lunes pasado en la bahía, un día después de que se descubriese el de un bebé a poca distancia, pone fin al misterio de la desaparición de Laci Peterson, la joven de Modesto (California) a quien se vio por última vez en Nochebuena.

"Tras analizar el material genético, no hay ninguna duda de que el cuerpo es el de Laci Peterson y el feto es su hijo", dijo el fiscal general de California, Bill Lockyer.

Poco antes de que las autoridades informasen de que se trataba de la joven, la Policía arrestó a Scott Peterson, el marido de la víctima.

Hasta ayer, la Policía no lo había considerado sospechoso formalmente, pero lo estaba vigilando estrechamente.

La fiscalía señaló que acusará a Scott de doble homicidio con circunstancias especiales, lo que podría conllevar la pena de muerte.

Un hombre que paseaba a su perro descubrió el domingo por la tarde el cuerpo del bebé, mientras que otro viandante, también paseando a su perro, se encontró con el cadáver de la mujer el lunes por la tarde.

Scott, un vendedor de fertilizantes de 30 años, es la última persona que vio con vida a la joven, el 24 de diciembre por la mañana.

Ese día Scott se marchó en solitario con su propio bote a pescar en la Marina de Berkeley, cerca de donde han aparecido los dos cuerpos.

Según dijo a la Policía, se marchó de casa por la mañana, cuando Laci, de 27 años, planeaba sacar a pasear al perro a un parque cercano y hacer algunas compras navideñas.

Pero un vecino encontró el perro en el jardín una hora más tarde con la correa llena de barro, y los investigadores han concluido, con la ayuda de un sabueso, que la joven abandonó la casa en coche y no andando. Desde que tuvo lugar su desaparición, el caso se convirtió en las habladurías de Modesto. El caso se fue tornando más y más enrevesado, sobre todo cuando Scott reconoció que estaba teniendo una aventura con una mujer de Fresno, cerca de Los Angeles.

Esta mujer, una madre soltera con un bebé de dos años, dijo que conoció a Scott en noviembre y que este no le reveló que estaba casado, ni mucho menos que su esposa esperaba un bebé.

La familia de la víctima le acusó de haber suscrito un seguro de vida por valor de 250.000 dólares el cual supuestamente trataría de cobrar.