Sucesos
BARCELONA

Condenan a una mujer a pagar la prótesis de su marido fallecido


EFE, Barcelona
6/jun/03 10:10 AM
Edición impresa

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha obligado a una mujer a pagar a un hospital el coste de una prótesis vascular implantada a su marido, pese a que éste falleció durante la operación.

Fuentes de la familia de la afectada, Concepción C.V., han recibido con "indignación" la sentencia, al considerar que, si bien puede ser correcta desde un punto de vista legal, "no tiene nada de humana".

Se da la circunstancia de que el centro que reclamó el pago de la prótesis es el Hospital General de Cataluña que, en el momento de los hechos, se encontraba en situación de quiebra económica.

El caso se remonta al 21 de diciembre de 1998 cuando Guillem C.J. ingresó de urgencias en dicho hospital con una posible disección aórtica, por lo que al día siguiente los médicos decidieron intervenirlo e implantarle una prótesis vascular.

Sin embargo, el paciente, que firmó un documento autorizando la intervención y conociendo los riesgos de la misma, murió durante la operación de implante de la prótesis.

Cuando la familia aún no se había repuesto de la noticia de la muerte de Guillem C.J., recibió para su sorpresa una factura del hospital en la que le reclamaba el pago de 4.807,05 euros por el coste de la prótesis vascular, factura que iba a nombre de la viuda.

Sentencia revocada

El litigio venía motivado, según las mismas fuentes, por la discusión entablada sobre si la prótesis se debía considerar como un gasto médico ordinario o extraordinario.

Un juzgado de Rubí (Barcelona) desestimó la demanda del hospital al aceptar la falta de legitimación del centro para pleitear por estar en situación de quiebra económica.

Sin embargo, la Audiencia de Barcelona revocó esa sentencia y falló a favor del hospital en una decisión que ahora ha sido confirmada por el TSJC, con su presidente al frente, Guillem Vidal.

El abogado de la viuda está "indignado" porque creía que el tribunal daría "unas pautas para establecer fronteras y regular estas situaciones" y califica de "inverosímil que la cónyuge tenga que hacerse cargo del coste de la prótesis" cuando cree que debería ir a cargo de la sanidad, pública o privada, ya que el fallecido tenía concertada una póliza de seguros con Mafre Vida .

BARCELONA