Sucesos

Una docena de detenidos en dos operaciones antidroga en Madrid

La Policía se incautó de siete kilos de cocaína que iban a ser vendidos en una floristería que servía de tapadera. Otras dos toneladas de hachís fueron intervenidas a una red que se dedicaba a la importación de esta sustancia.
EFE, Madrid
16/jul/03 10:13 AM
Edición impresa

EFE, Madrid

La Policía se incautó en Madrid, en dos operaciones diferentes, de 2.000 kilos de hachís y de siete de cocaína, droga ésta última que un grupo delictivo distribuía desde una floristería que servía de tapadera, informó la Jefatura Superior.

En ambas operaciones fueron arrestadas doce personas, entre ellas uno de los responsables de la distribución del hachís en Pontevedra, Madrid y San Sebastián.

En la ""Operación Daner"", la Policía se incautó de siete kilos de cocaína y desarticuló un grupo integrado por colombianos que realizaban tareas de importación, almacenaje y distribución de la droga y dirigido por M.D.S.B. y su hijo J.E.G.S.

La mujer, según la Policía, contaba con un piso de seguridad, situado en la calle de Escalona, donde llegaban los ""boleros"" para soltar la cocaína que ocultaban en el interior de su organismo y donde se manipulaba la droga.

La detenida disponía también de una floristería en la calle de Antonio López para vender la cocaína, donde, según comprobaron los agentes, sólo había unas pocas rosas colombianas, mientras que las macetas y los centros de flores eran de plástico.

Los agentes averiguaron que había contactado con un compatriota conocido como ""Alfonso"", quien pretendía utilizar la organización e infraestructura de la mujer para traficar con cocaína y le pagaría 85 euros por cada kilo de droga que entrara en el piso.

Los agentes vigilaron el piso y Alfonso fue detenido en el portal cuando portaba una bolsa de papel con dos paquetes que contenían un kilo de cocaína cada uno, mientras que en el registro de la vivienda se intervinieron otros cinco kilos de esta droga, cinco más de sustancia para el corte, material para manipular los estupefacientes y tres litros de disolventes para adulterar.

En la otra operación, denominada ""Jaima"", la Policía logró desmantelar una red dedicada a la importación, distribución y comercialización de hachís y se incautó de dos mil kilos de esta sustancia.

Así, uno de sus miembros introducía la droga en España desde Marruecos y otro la almacenaba en lo que se denomina ""caleta"", donde la sustancia permanecía todo el día custodiada. El principal distribuidor adquiría directamente el hachís en la caleta y después se distribuía a través de ""correos"".