Sucesos

Atacan con cócteles molotov la vivienda de un empresario en Santa Cruz

Cinco artefactos incendiarios han sido arrojados a la casa de un hombre de negocios de la capital, ubicada en El Ramonal, entre el martes y la noche de ayer. La Policía sospecha que el autor de las agresiones es el mismo que atacó hace unos 20 días el colegio de Las Dominicas de Vistabella.
EL DÍA, S/C de Tenerife
24/jul/03 10:14 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La casa de un empresario de la capital, ubicada en la zona de El Ramonal, sufrió en la noche de ayer un ataque con tres cócteles molotov, el segundo en apenas dos días, ya que un desconocido arrojó el pasado martes otros tres artefactos incendiarios contra la misma vivienda, según confirmaron a EL DÍA fuentes policiales.

Las agresiones contra este hombre de negocios han sido reiteradas en la última semana. El domingo, la misma persona tiró piedras sobre la casa y llegó, incluso, a romper una de las puertas valiéndose de una barra de hierro.

Por el momento, la Policía Nacional, que continúa investigando los hechos, sospecha, gracias a las declaraciones de los vecinos, de un hombre de mediana edad, de pelo canoso y vestido con ropa deportiva, que salió huyendo del lugar por un barranco cercano, después de tirar los cócteles molotov.

Fuentes policiales explicaron que, de momento, se desconocen los motivos de las agresiones, aunque informaron de que podría tratarse de una persona con sus facultades mentales alteradas.

Este periódico se puso ayer en contacto con el propietario de la vivienda, quien prefirió mantener el anonimato.

El empresario ratificó la versión de los hechos y aseguró no tener idea del porqué de los ataques.

El último de ellos tuvo lugar alrededor de las 22:00 horas de ayer, cuando el individuo arrojó piedras y dos cócteles molotov, que impactaron contra una de las paredes exteriores de la vivienda, causando un conato de incendio y daños de carácter leve. El agresor se dejó olvidada una garrafa con gasolina.

Estos hechos fueron similares a los ocurridos el pasado martes, cuando el sospechoso, sobre las 21 horas, lanzó otros 3 artefactos incendiarios, aunque no llegaron a explotar y no causó daño alguno.

Horas más tarde, arrojó piedras desde el castillo de San Joaquín, hechos denunciados ante la Policía Nacional, que se personó en el domicilio.

Una de las hipótesis que baraja este cuerpo es que el atacante del empresario sea el mismo que tiró también cócteles molotov contra el colegio de Las Dominicas de Vistabella.

El CNP recogió muestras que fueron enviadas a la Unidad de Artificieros y las botellas se remitieron a la Policía Científica.

La casa de un empresario de la capital, ubicada en la zona de El Ramonal, sufrió en la noche de ayer un ataque con tres cócteles molotov, el segundo en apenas dos días, ya que un desconocido arrojó el pasado martes otros tres artefactos incendiarios contra la misma vivienda, según confirmaron a EL DÍA fuentes policiales.

Las agresiones contra este hombre de negocios han sido reiteradas en la última semana. El domingo, la misma persona tiró piedras sobre la casa y llegó, incluso, a romper una de las puertas valiéndose de una barra de hierro.

Por el momento, la Policía Nacional, que continúa investigando los hechos, sospecha, gracias a las declaraciones de los vecinos, de un hombre de mediana edad, de pelo canoso y vestido con ropa deportiva, que salió huyendo del lugar por un barranco cercano, después de tirar los cócteles molotov.

Fuentes policiales explicaron que, de momento, se desconocen los motivos de las agresiones, aunque informaron de que podría tratarse de una persona con sus facultades mentales alteradas.

Este periódico se puso ayer en contacto con el propietario de la vivienda, quien prefirió mantener el anonimato.

El empresario ratificó la versión de los hechos y aseguró no tener idea del porqué de los ataques.

El último de ellos tuvo lugar alrededor de las 22:00 horas de ayer, cuando el individuo arrojó piedras y dos cócteles molotov, que impactaron contra una de las paredes exteriores de la vivienda, causando un conato de incendio y daños de carácter leve. El agresor se dejó olvidada una garrafa con gasolina.

Estos hechos fueron similares a los ocurridos el pasado martes, cuando el sospechoso, sobre las 21 horas, lanzó otros 3 artefactos incendiarios, aunque no llegaron a explotar y no causó daño alguno.

Horas más tarde, arrojó piedras desde el castillo de San Joaquín, hechos denunciados ante la Policía Nacional, que se personó en el domicilio.

Una de las hipótesis que baraja este cuerpo es que el atacante del empresario sea el mismo que tiró también cócteles molotov contra el colegio de Las Dominicas de Vistabella.

El CNP recogió muestras que fueron enviadas a la Unidad de Artificieros y las botellas se remitieron a la Policía Científica.