Sucesos

Detenido el autor de los lanzamientos de cócteles molotov a un empresario

La Policía Nacional ha arrestado a un vecino del hombre de negocios que sufrió la semana pasada varios ataques en su propio domicilio, en la urbanización El Ramonal. Al parecer, el agresor podría tener perturbadas sus facultades mentales.
R. Reyes , S/C de Tenerife
27/jul/03 10:14 AM
Edición impresa

R. Reyes, S/C de Tenerife

Agentes del Módulo Integral de Proximidad 2 (MIP2) de Santa Cruz de Tenerife detuvieron el pasado jueves a un individuo acusado de arrojar hasta cinco cócteles molotov y piedras contra la casa de un empresario afincado en la urbanización El Ramonal de Santa Cruz de Tenerife. Al parecer, el individuo residía en la misma urbanización que el agredido, según fuentes cercanas al caso.

Los agentes, tras las denuncias presentadas por el empresario ante los continuos ataques que sufría, cada vez más frecuentes, montaron en la mañana de ese día un dispositivo de vigilancia en la zona con el fin de detectar al agresor. Los agentes observaron la presencia de un sujeto en el lugar que se ajustaba a la descripción dada por la víctima, y pasaron a identificarlo.

Según ha podido saber EL DÍA, el detenido se dirigía a atacar una vez más la vivienda del empresario cuando fue detenido, si bien este extremo no ha sido confirmado por el Cuerpo Nacional de Policía.

El sujeto fue identificado por los vecinos de la zona y por el agredido y, según fuentes cercanas al caso, podría tener las facultades psicológicas alteradas, lo que le llevó a realizar los ataques contra la propiedad del empresario de la capital tinerfeña.

Hay que recordar que el detenido, presunto autor de las agresiones al empresario, llevó a cabo al menos tres ataques desde el domingo pasado.

El primero de los ataques se produjo el domingo, cuando el detenido presuntamente tiró piedras contra la vivienda de la casa y llegó a romper una de las puertas del domicilio con una barra de hierro, llegando a agredir al empresario.

Días más tardes, el martes por la noche, fueron arrojados hasta tres cócteles molotov y piedras contra la vivienda, sin que llegaran a provocar daños de importancia.

Unos hechos que se repitieron el miércoles por la noche cuando, al parecer, sobre las 22:00 horas el sujeto lanzó dos cócteles molotov contra la fachada de la residencia, que provocaron un conato de in-cendio que fue sofocado rápidamente por el propietario.

Tras emprender la huida, el ahora acusado se dejó olvidada una garrafa de gasolina en el lugar.

El presunto agresor fue puesto a disposición judicial ayer acusado de un delito de amenazas y agresión.