Sucesos

Una serie de seísmos de gran magnitud causan, al menos, 300 heridos en Japón

Los terremotos, que afectaron al noreste del país y que alcanzaron hasta 6,2 puntos en la escala de Richter, dejaron sin electricidad a unas 100.000 viviendas y ocasionaron daños graves a decenas de ellas.
EFE, Japón
27/jul/03 10:14 AM
Edición impresa

EFE, Japón

Una serie de terremotos con magnitudes de hasta 6,2 en la escala abierta Richter han causado al menos 300 heridos y sembrado la alarma entre la población desde la madrugada del viernes al sábado en la región de Miyagi, en el Noreste de Japón.

Los hospitales de la región tuvieron que atender a más de 300 personas con heridas, dos de ellas graves y el resto de diversa consideración, según la televisión pública NHK.

El primer movimiento telúrico tuvo lugar a las 00:13 horas (15:13 horas GMT del viernes) y, con una magnitud de 5,5 en la escala Richter, produjo al menos once heridos además de numerosos cortes en el suministro de energía eléctrica en las localidades de Yamotocho y Naruse.

Siete horas después, a las 07:13 horas (22:13 horas GMT del viernes) otro seísmo con una magnitud de 6,2 grados sacudió la misma zona y el número de heridos anunciado por las autoridades subió de los 200 casos.

Imágenes de viviendas derrumbadas, carreteras abiertas, inundaciones y decenas de evacuados en gimnasios escolares ocuparon las pantallas de las televisiones locales desde la mañana de ayer y en algunos casos las transmisiones mostraban en directo seísmos de baja intensidad.

Escasa profundidad

El tercer seísmo importante fue de 4,4 grados y tuvo lugar a las 14:53 horas (05:53 horas GMT), y el cuarto ocurrió a las 16:56 horas (07:16 horas GMT), con una magnitud de 5,4 grados en la escala abierta Richter.

Los terremotos de la madrugada y la mañana afectaron zonas separadas por sólo cinco kilómetros, mientras que el epicentro no pasó de los 12 kilómetros de profundidad en el lecho marino, frente a las costas de Miyagi, informó NHK.

La empresa energética Tohoku Electric Power anunció que unas 100.000 viviendas se quedaron sin electricidad mientras que algunos medios de información locales contabilizaban decenas de viviendas totalmente destruidas o con grandes daños en sus estructuras.

Decenas de personas se disponían ayer a pasar la noche en instalaciones escolares deportivas de construcción reciente, mientras la lluvia, constante, afectó las labores de los equipos de emergencia. En Kanan, varias personas fueron rescatadas tras haber sido prácticamente sepultadas por el fango, mientras que en Naruse se emitió una orden de evacuación.