Sucesos

Secuestran en Granada una guagua con 40 marroquíes

Los secuestradores se hicieron pasar por policías, se llevaron el autobús con 13 personas y luego las abandonaron en Granada. El conductor, que tomó un taxi hasta Algeciras, se halla en paradero desconocido.
EFE, Granada
12/ago/03 10:15 AM
Edición impresa

EFE, Granada

Dos hombres que se hicieron pasar por policías secuestraron el domingo de madrugada un autobús procedente de Tánger que se dirigía a Bélgica, durante una parada en un restaurante de la localidad granadina de Loja. En ese momento permanecían en el interior del vehículo, cuyo paradero se desconoce, un conductor y 13 viajeros marroquíes.

Fuentes cercanas al caso indicaron que una de las hipótesis es que traficantes de droga colocaran en los bajos del autobús un cargamento de droga, posiblemente hachís. El móvil de los delincuentes sería, en ese caso, recuperar la droga.

El autocar de la compañía Hijra Tour, matriculado en Bélgica, partió de Tánger con 40 viajeros marroquíes y dos conductores. Sobre las cuatro de la madrugada paró en un bar de Cuesta la Palma para hacer un descanso. A los pocos minutos, dos individuos entraron en el vehículo, mostraron al conductor placas policiales falsas y dijeron que iban a realizar un control.

Sin embargo, acto seguido pusieron en marcha el autobús, con los 13 pasajeros y el conductor a bordo y se dirigieron a Málaga. Al llegar a Benalmádena, los secuestradores les hicieron bajar y reanudaron la marcha con destino desconocido. El conductor decidió entonces tomar un taxi hasta Algeciras y, desde allí, comprar un billete de vuelta a Marruecos. Cuando la agencia de viajes se puso en contacto con la empresa de autobuses para realizar la gestión, fue cuando ésta tuvo conocimiento del suceso, apresurándose a enviar otra guagua que trasladara a los viajeros.

Ni rastro del conductor

El dueño del restaurante explica que ""nadie dio importancia al asunto porque pensamos que se había acercado para repostar combustible a la gasolinera de al lado. Es normal que en estos trayectos largos y aprovechando una parada el conductor del vehículo se acerque a repostar mientras los pasajeros descansan o simplemente estiran un poco las piernas"".