Sucesos

9 años de cárcel por robos y agresiones en La Laguna

Al acusado se le imputaba haber asaltado, junto a un grupo de jóvenes, a varias personas en la zona de bares de la Ciudad de Aguere el 23 y 25 de noviembre de 2001, con el fin de quitarles sus móviles y otros objetos de valor.
EL DÍA, S/C de Tenerife
30/sep/03 10:19 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El Juzgado de lo Penal número Cinco de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a Joaquín L.M. a nueve años de prisión, 12 fines de semana de arresto y una multa de 720 euros al ser considerado autor de dos delitos de robo con violencia, uno de ellos con arma peligrosa, así como de un delito de daños y dos faltas de lesiones por asaltar y golpear a personas y vehículos en noviembre de 2001, en la zona de bares de La Laguna.

Según la sentencia, el acusado, junto a un grupo de jóvenes violentos, algunos de ellos menores, se habían puesto de acuerdo para cometer diversos hechos delictivos consistentes en asaltar indiscriminadamente y en horas de la madrugada a personas que se encontraban de paso por la zona de bares de La Laguna, con la intención primordial de sustraerles el teléfono móvil y otros objetos de valor que portaban.

Los procesados, ya que se inculpó a 4 personas, pero el fiscal retiró la acusación contra tres de ellos, al parecer iban provistos de palos y navajas.

El texto legal recoge que el acusado, ""el 23 de noviembre de 2001, sobre las dos menos cuarto de la madrugada, junto a otros siete u ocho individuos más, abordó a una persona que, en ese momento se hallaba hablando por su teléfono móvil y fue el acusado quien le exigió que se lo entregara"".

Por las buenas o las malas

Al ver que no le daba el teléfono, uno de los jóvenes presentes no identificado le propinó un fuerte golpe en la región occipital que le hizo caer al suelo, golpeándose en el mentón por esa circunstancia con el resultado de hematomas y erosión en el mismo, así como en el codo izquierdo, cadera, rodillas y tobillo derecho.

Tres asaltos en una noche

Asimismo, en torno a las dos y media de la madrugada del día 25 de noviembre de 2001, el acusado y otros 7 jóvenes se acercaron a un turismo que iba conducido por una mujer y, cuando el coche estaba parado en un ceda el paso en la calle Elías Serra Rafols de La Laguna, dicho grupo lo rodearon y trataron de abrir la puerta del lado derecho donde viajaba el acompañante, lo que no lograron inicialmente.

Los asaltantes comenzaron a golpear el vehículo llegando a romper la luna trasera del mismo, hasta que la conductora pudo huir del lugar.

Ese mismo día, a las tres y media de la madrugada, el procesado, con otro grupo de 12 jóvenes, uno de ellos esgrimiendo una navaja, rodearon a un hombre acompañado de su primo cuando ambos se encontraban en las proximidades de la plaza Víctor Zurita de La Laguna exigiéndole que les entregara el teléfono móvil. Al negarse, los asaltantes comenzaron a agredir a las dos víctimas y le arrebataron el teléfono. A consecuencia de la agresión, uno de ellos sufrió lesiones leves que tardaron 8 días en sanar.

Por otra parte, ese mismo día, sobre las tres de la madrugada, un grupo de jóvenes cuya identidad no ha podido determinarse aprovechó que el vehículo que conducía un súbdito francés se encontraba detenido en un semáforo de la avenida de La Trinidad de La Laguna, para acercarse a él y comenzar a golpearlo, produciéndole abolladuras en la parte trasera que han sido tasadas en 163 euros.

Peticiones de las partes

El fiscal en el momento de elevar a definitivas sus conclusiones retiró la acusación mantenida contra tres de los cuatro inculpados.

Para el acusado solicitó penas que sumaban los cinco años y medio de prisión por dos delitos de robo con violencia en concurso con una falta de lesiones, en uno de los cuales se utilizó un medio peligroso, así como un delito de daños y una falta de daños por los que pedía al procesado 3.600 euros en concepto de multas por los daños y 12 fines de semana de arresto. Por su parte, el abogado defensor pedía la libre absolución.

En el texto legal se dice que los hechos declarados probados ocurridos el día 23 de noviembre son propios de un delito de robo con violencia, ya que se produjo una agresión para apoderarse de un teléfono móvil, recibiendo la víctima un fuerte golpe por sorpresa en la cabeza que le hizo caer al suelo.

Asimismo es responsable de un delito de daños al golpear, junto a sus acompañantes, de forma deliberada, un coche al que previamente habían rodeado.

Por otra parte, la comisión de los delitos y las faltas han sido confirmadas por el testimonio de las víctimas y los de los agentes de policía intervinientes.

En lo referente a la autoría del acusado fue él mismo quien afirmó que estuvo presente en el lugar de los hechos, pero que no intervino en los mismos.