Sucesos
MURCIA

Un ladrón fallece por el disparo de un policía local


EFE, Murcia
6/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

EFE, Murcia

Un hombre procedente de los países del este de Europa, cuya identidad no ha sido facilitada, murió ayer a consecuencia de un disparo efectuado por un agente de la Policía Local de Murcia, quien realizó dos tiros intimidatorios al aire para evitar que éste y sus cómplices, que habían sido sorprendidos robando en un bar de la capital, lo atropellarán al intentar huir.

Según informó la Policía Local, sobre las 05:00 horas de ayer el 092 recibió una llamada de un ciudadano alertando de que en el bar Los Naranjos, ubicado en la calle Pintor Almela Costa de la ciudad, se estaba produciendo un robo. Tras la llamada, una unidad de la Policía, compuesta por un sargento y un policía, se desplazó hasta el lugar, donde vieron un vehículo estacionado en doble fila y en cuyo interior se encontraba al volante una persona.

Minutos después los agentes vieron cómo del interior del bar, salieron dos personas que se introdujeron en el coche, por lo que uno de los policías trató de acceder al vehículo golpeando el cristal, con la defensa reglamentaria, con la intención de detener a los ladrones, sin conseguirlo. El vehículo arrancó inmediatamente y arremetió a gran velocidad contra el otro agente, que se encontraba acorralado entre el turismo de los ladrones y el coche patrulla que estaba situado en medio de la calle para cortar la huida.

Al encontrarse acorralado, el agente retrocedió y ante la inminencia del atropello sacó su arma reglamentaria y efectuó dos disparos intimidatorios al aire, uno de los cuales hirió a uno de los ladrones, al tiempo que se golpeó contra el coche patrulla al perder el equilibrio.

El padre y uno de los hijos de la familia cuya vivienda se incendió a última hora de la noche del pasado sábado en el municipio orensano de Avión, en el que murieron las dos hijas, permanecen ingresados en el Complejo Hospitalario de Ourense, afectados por quemaduras superficiales y sus vidas no corren peligro.

Según confirmaron fuentes sanitarias, la madre fue dada de alta esta mañana y el cuarto hijo de la familia se encuentra en casa de unos familiares en la citada localidad.

El padre tiene una leve intoxicación por humo y quemaduras leves en la cabeza y el hijo que continúa ingresado presenta quemaduras leves en las manos.

La dos hijas del matrimonio, formado por J.V.D y G.A.C, murieron calcinadas en el incendio de la vivienda donde residían, en el que los otros cuatro miembros de dicha familia lograron salir con vida. El incendio, según explicó una vecina, comenzó sobre la una de la madrugada y rápidamente se extendió a toda la vivienda, que, aunque es de piedra en su exterior, era de madera en su interior.

Los padres, de 43 y 36 años, lograron sacar de la casa a los dos hijos varones, de cuatro y doce años, aunque no pudieron volver al interior y rescatar a sus hijas, que dormían en otra habitación más alejada de la entrada.

Los primeros en asistir a la familia fueron los vecinos de la parroquia donde se encuentra la casa, en la aldea de Fernadas. También llegaron numerosos miembros de la Guardia Civil.

Cuando llegaron los bomberos sólo pudieron apagar las llamas de la parte baja de la casa y, horas después del suceso, rescatar los cuerpos de las niñas debajo de los escombros.

MURCIA