Sucesos

El matrimonio de invidentes canarios encarcelados en Chile ya está en casa

María y Francisco llegaron ayer al aeropuerto de Gran Canaria, donde comentaron su intención de seguir intentando adoptar a un niño, pese a lo ocurrido en el país sudamericano. La pareja pasó en prisión 11 días hasta que las autoridades españolas lograron liberarlos y demostrar su inocencia en el trámite legal.
EFE, Telde
12/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

EFE, Telde

El matrimonio español de invidentes detenido en Chile acusado de adopción ilegal manifestó ayer su intención de seguir intentando lograr un bebé en adopción, después de pasar once días en la cárcel en el país latinoamericano y ser puestos posteriormente en libertad.

"Voy a seguir luchando para que me den un niño, en qué sitio no lo sé", manifestó María Mateo en una entrevista concedida en el avión que los llevó ayer de vuelta desde Madrid a Las Palmas de Gran Canaria, durante la cual relató la experiencia vivida desde que el pasado 29 de septiembre fue detenida en Chile junto a su marido, Francisco Acosta.

María, quien se sobrecoge cuando se acuerda del niño de tres meses con el que pasaron varias semanas antes de ser detenidos en el aeropuerto chileno cuando regresaban a España, aseguró que ambos fueron víctimas de un engaño, ya que el abogado que tramitó su solicitud de adopción, y al que le abonaron unos 15.000 dólares, les aseguró que todos los papeles estaban en regla. Francisco calificó de "experiencia sin nombre" los once días transcurridos en una prisión chilena, hasta que el pasado 9 de octubre la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile anuló el procesamiento que pesaba contra ellos como presuntos infractores de la ley de adopción chilena, después de considerar que habían sido víctimas de un engaño.

Francisco relató también lo mal que se sentía cada vez que lo esposaban para trasladarlo al juzgado a declarar y lamentó el tratamiento que los medios de comunicación chilenos dieron a su caso durante los días que permanecieron en el país latinoamericano. "La prensa en Chile ha sido criminal con nosotros", dijo, al tiempo que expresó su agradecimiento a los medios de comunicación españoles, que se interesaron por su caso, y el buen trato recibido por el consulado español en Chile, que ofreció su apoyo a la pareja e intercedió para su liberación.

Durante los días que permanecieron en prisión, María y Francisco no podían hablar entre sí ni tenían fácil comunicación con el exterior, dijo la mujer.

Al principio no sabían siquiera qué sucedía ni de que se les acusaba cuando los detuvieron y les quitaron al niño, aseguró María.

Aplausos y lágrimas

A su llegada al aeropuerto de la isla de Gran Canaria, el matrimonio Acosta fue recibido con aplausos y lágrimas emocionadas de un grupo de familiares que fue a recibirlos. El matrimonio llegó a Gran Canaria acompañado por la hermana de el marido, Prudencia Acosta, quien se trasladó desde la isla a Madrid a esperarlos a su llegada de Chile.

Entre las personas que lo aguardaban a su llegada se encontraba el senador del PP por Gran Canaria, José Macías, quien se interesó por ellos desde que fueron detenidos. Ambos llegaron visiblemente emocionados y cansados por el largo viaje realizado desde Santiago de Chile a Canarias, donde María Mateo manifestó su gratitud "a todos los que se han volcado con nosotros, a toda la prensa, a toda la ONCE y a todo el mundo". Sobre su paso por una cárcel afirmó que la experiencia "fue, dentro de lo que cabe, bastante bien". "Tenía buenas compañeras y gracias a ellas fui saliendo de esto", apostilló.

María aseguró que, a pesar de que en esta ocasión el intento de adopción no haya tenido éxito, esa es una ilusión "que siempre he tenido y la seguiré teniendo".