Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Sanidad dice que está todo controlado ante el desabastecimiento de 274 fármacos leer

Un conductor que arrojó una elevada tasa de alcoholemia resulta absuelto

Los hechos sucedieron en junio, cuando el acusado circulaba por la Tres de Mayo y se subió a una rotonda, provocando la caída de tres palmera. En el control practicado dio 0,86 miligramos de alcohol. En la sentencia se resalta que su actitud fue positiva, diciendo que intentó esquivar a un perro.
EL DÍA, S/C de Tenerife
12/oct/03 10:20 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El Juzgado de lo Penal número Tres de Santa Cruz de Tenerife ha absuelto a José Luis G.R., acusado de conducir bajo los efectos del alcohol.

El Ministerio Fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito contra la seguridad del tráfico y solicitó que se impusiera al acusado una multa de cinco meses con cuota diaria de seis euros, así como que se le privara del permiso de circulación durante dos años.

Por su parte, José Honorio Pérez, estimó que en el caso sólo cabía pedir la libre absolución, habida cuenta de las pruebas.

Según consta en la sentencia del caso, el día 12 de junio de 2003, el acusado conducía su vehículo, sobre las cinco y media cuando colisionó contra tres palmeras que se hallaban en una rotonda de la avenida Tres de Mayo.

Los agentes le sometieron a las pruebas de alcoholemia arrojando un resultado de 0,80 y 0,86 miligramos de alcohol por litro de aire expirado. El procesado se hace constar en el escrito legal que tuvo una actitud positiva, siendo su habla clara y su comportamiento correcto y mostrándose dueño de sí. Cuando los agentes que intervinieron le hicieron andar en línea recta lo hizo de forma correcta.

En la sentencia se dice que los hechos no son constitutivos de un delito contra la seguridad del tráfico, ya que no quedó suficientemente acreditado que el acusado "circulara bajo la influencia de bebidas alcohólicas" y el hecho de que colisionara con las tres palmeras, según el inculpado fue porque "se le cruzó un perro". Asimismo, se recoge en la sentencia que "son múltiples las circunstancias que pueden concurrir y accidentes que se pueden dar en conductores plenamente sobrios".