Sucesos

Un temporal deja dos muertos, inundaciones y pueblos aislados en Asturias


EFE, Oviedo
17/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

EFE, Oviedo

El temporal de lluvia y viento, que en las últimas horas ha atravesado el Principado de oeste a este, provocó la muerte de un matrimonio, sepultado bajo una montaña de lodo en su casa de Buscabrero (Salas), y dejó incomunicados numerosos pueblos, por desprendimientos en carreteras e inundaciones, que también afectaron a bajos y garajes de muchas localidades de toda Asturias.

Los ríos han aumentado significativamente su caudal y se han desbordado en muchas vegas y zonas inundables, mientras que la nieve hizo también su aparición en zonas altas y obliga a usar cadenas en los puertos de San Isidro, Leitariegos y Ventana, en la red secundaria de carreteras.

La lluvia afectó con mayor intensidad durante la noche a la zona occidental de la región, donde provocó un deslizamiento de tierras en la ladera sur del Pico Aguión, en el consejo de Salas, que arrastró y sepultó una vivienda, donde quedó atrapado un matrimonio.

El suceso tuvo lugar hacia las dos de la madrugada de ayer en el núcleo rural de Buscabrero y en él perecieron los propietarios de esta casa, Joaquín Cano, y su mujer, Piedad Cano, de 68 años.

Los cuerpos quedaron sepultados entre una montaña de lodo, tierra y escombros de la casa y el pajar, que quedaron totalmente destruidas y enterradas.

Hay que significar que el volumen del desprendimiento prolongó las labores de rescate hasta pasadas las cinco de la tarde, en que fue localizado el cadáver de la mujer por los equipos de rescate de Bomberos, 112 Asturias y Guardia Civil,

Al parecer, el desprendimiento se produjo unos 40 metros por encima de la vivienda y fue creciendo de volumen a medida que se deslizó por la ladera, hasta alcanzar la vivienda y el pajar, con doce vacas, que fueron arrastrados y sepultados.

El temporal de lluvia y viento, que en las últimas horas ha atravesado el Principado de oeste a este, provocó la muerte de un matrimonio, sepultado bajo una montaña de lodo en su casa de Buscabrero (Salas), y dejó incomunicados numerosos pueblos, por desprendimientos en carreteras e inundaciones, que también afectaron a bajos y garajes de muchas localidades de toda Asturias.

Los ríos han aumentado significativamente su caudal y se han desbordado en muchas vegas y zonas inundables, mientras que la nieve hizo también su aparición en zonas altas y obliga a usar cadenas en los puertos de San Isidro, Leitariegos y Ventana, en la red secundaria de carreteras.

La lluvia afectó con mayor intensidad durante la noche a la zona occidental de la región, donde provocó un deslizamiento de tierras en la ladera sur del Pico Aguión, en el consejo de Salas, que arrastró y sepultó una vivienda, donde quedó atrapado un matrimonio.

El suceso tuvo lugar hacia las dos de la madrugada de ayer en el núcleo rural de Buscabrero y en él perecieron los propietarios de esta casa, Joaquín Cano, y su mujer, Piedad Cano, de 68 años.

Los cuerpos quedaron sepultados entre una montaña de lodo, tierra y escombros de la casa y el pajar, que quedaron totalmente destruidas y enterradas.

Hay que significar que el volumen del desprendimiento prolongó las labores de rescate hasta pasadas las cinco de la tarde, en que fue localizado el cadáver de la mujer por los equipos de rescate de Bomberos, 112 Asturias y Guardia Civil,

Al parecer, el desprendimiento se produjo unos 40 metros por encima de la vivienda y fue creciendo de volumen a medida que se deslizó por la ladera, hasta alcanzar la vivienda y el pajar, con doce vacas, que fueron arrastrados y sepultados.