Sucesos

Detienen a 35 "traficantes" de personas que usaban a niñas para entrar en España


Efe, Madrid
20/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

Efe, Madrid

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía de Madrid, Ceuta y Algeciras han desarticulado una red de inmigración clandestina dedicada a la introducción en España de centenares de nigerianas para dedicarlas a la prostitución. El grupo, según informó este miércoles el Ministerio del Interior, utilizaba niñas de cuatro años para que fingieran ser las hijas de las subsaharianas y que éstas no llamaran la atención cuando se desplazaban con documentación falsa desde Ceuta a la Península.

En el operativo han sido arrestadas 35 personas como responsables del grupo organizado de prostitución, que incluso llegaban a vender a las mujeres de una red a otra. Durante los tres registros practicados, los funcionarios se han incautado de material para falsificar pasaportes y permisos: tres ordenadores, dos impresoras, un scanner, dos paquetes de papel de soporte de permisos de trabajo y residencia, guillotinas, un sello de la Subdelegación del Gobierno de Almería, ocho permisos ya falsificados y más de un centenar de fotografías. Según la Policía, en una vivienda de la localidad madrileña de Alcalá de Henares los agentes hallaron una "auténtica imprenta clandestina". Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de julio en Algeciras tras detectar a una organización delictiva, formada mayoritariamente por ciudadanos nigerianos, dedicada al tráfico de seres humanos. La red estaba controlada por una nigeriana, Princess Owais A., de 25 años, residente legal en España y domiciliada en Algeciras.

Otra red de prostitución

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a nueve presuntos integrantes de una red rumana dedicada actividades relacionadas con la prostitución de mujeres de países del Este, a las que explotaban en la Casa de Campo de Madrid.

Se trata de una de las dos operaciones que dicho Cuerpo ha llevado a cabo entre los pasados días 12 y 14, que se han saldado con un total de doce detenidos, acusados de delitos de inmigración ilegal, relacionados con la prostitución, asociación ilícita y falsificación de documentos, informa la Dirección General de la Policía.

La Policía tuvo conocimiento de las actividades de la citada red a través de una llamada al 091 en la que denunciaban la situación de una mujer rumana obligada a trabajar como prostituta en la Casa de Campo. Los agentes identificaron al principal implicado y a su colaborador, Florika V.