Sucesos

Un Juzgado Togado Militar procesa a Antonio Peñafiel por cuatro presuntos delitos


EFE, Madrid
22/nov/03 10:24 AM
Edición impresa

EFE, Madrid

El titular del Juzgado Togado Militar Central número 2 ha dictado auto de procesamiento del ex jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete Antonio Peñafiel, por los delitos de abuso de autoridad con resultado de muerte, atentado contra la autoridad militar, asesinato y tenencia ilícita de armas.

Fuentes de la acusación particular explicaron que el delito de abuso de autoridad con resultado de muerte se debe al fallecimiento del comandante Isidoro Turrión y el de asesinato con alevosía a la muerte del doctor Francisco Na-harro.

Además, el teniente coronel Antonio Peñafiel está procesado por los delitos de atentado contra la autoridad militar por las lesiones que sufrió el jefe de la Co-mandancia, Antonio Lázaro Ga-baldón ?el cual había tomado posesión del cargo después de dejar al 151 Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife?, y tenencia ilícita de armas.

Las mismas fuentes señalaron que el proceso "está muy avanzado" porque, tras el auto de procesamiento, "lo siguiente sería terminar unas diligencias complementarias que faltan" y, a continuación, "la acusación por el fiscal y las acusaciones particulares y luego el juicio".

Unos hechos lamentables

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de junio cuando, según el relato de los testigos, Antonio Peñafiel entró en la Comandancia de Albacete, donde consiguió una pistola, y mató a tiros al segundo jefe Isidoro Turión, y al médico de la instalación, Francisco Naharro, hiriendo de gravedad al entonces jefe de la comandancia, Antonio Lázaro, y disparándose posteriormente en la cabeza, aunque logró recuperarse tras pasar un tiempo internado en un centro hospitalario.

En la fase de instrucción, el juez ratificó la prisión provisional sin fianza después de que Peñafiel de-clara que no recordaba que hubiera matado a dos compañeros y herido a otro.

También explicó Peñafiel que ese día se sintió aturdido y que ya no recordaba nada más hasta después de seis o siete días, en que se despertó en el hospital de Albacete.

Antonio Peñafiel fue cesado en 2002 en el mando de la jefatura de la Comandancia de Albacete y quedó adscrito a efectos orgánicos a la misma hasta la asignación de nuevo destino.

Los hechos consternaron al cuerpo de fuerzas de seguridad del Estado.