Sucesos

La Audiencia confirma la condena de un hombre que no quiso compartir un premio


EL DÍA, S/C de Tenerife
3/dic/03 10:25 AM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha confirmado la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número Cinco en la que se condenaba a un hombre a un año de prisión por un delito de apropiación indebida al formar parte de una peña de amigos que jugaban cada semana a la Lotería Nacional y, tras saber que el décimo estaba premiado, se quedó con los 60.101 euros, en 2001.

Según consta en la sentencia dictada por el Penal número Cinco, el acusado formaba junto a su esposa y otra pareja una peña en 2001 que solía adquirir cada semana un décimo de la Lotería Nacional de 6 euros, aportando cada uno de los cuatro integrantes 1,50 euros.

En el sorteo del 14 de julio de 2001, resultó agraciado el número 50.327 con 60.101 euros que se debían repartir entre los cuatro miembros de la peña y que su portador optó por no hacer dicho reparto.

En uno de los apartados se dice que "tácitamente se había constituido una comunidad de bienes, puesto que el décimo y los derechos derivados del mismo pertenecían por indiviso a las cuatro personas que lo habían comprado". Si en dicho acuerdo para poner el dinero para comprar el décimo se está conforme, ello conlleva que también se está en el reparto del premio.

Hay jurisdicción suficiente en este caso para resolver la cuestión de quienes eran los titulares del décimo de lotería premiado.

El razonamiento de la Sala

En la sentencia del Juzgado de lo Penal número Cinco se recoge que "las declaraciones de los testigos relatan que las cuatro personas se habían puesto de acuerdo para jugar todas las semanas".

Por lo tanto, el décimo de Lotería pertenecía a las cuatro personas, aunque fuera el acusado el que lo guardara".

La actuación del inculpado al negarse a entregar a los otros partícipes su parte alegando que el décimo lo había comprado exclusivamente él (lo que se demostró que no era cierto) es claramente constitutiva del delito de apropiación indebida.

En el recurso de apelación resuelto por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife se dice que "de la prueba practicada se acredita la realidad de la comisión de un delito de apropiación indebida".

También por la prueba testifical se ha podido saber quién era el encargado de comprarlo y de que la "peña" se había constituido hacía varios años, hasta que en marzo de 2001, uno de sus miembros dejó de formar parte de la misma, integrándose nuevos miembros.

Además, reitera la condena de un año de prisión y que se indemnice a los otros dos miembros de la peña en 15.025 euros para cada uno, ya que el acusado jugaba dos cuartas partes del décimo con su esposa.