Sucesos

Ruth Jones ingresa en prisión por un delito que cometió hace 10 años


EFE, Las Palmas
10/dic/03 10:26 AM
Edición impresa

EFE, Las Palmas

Una mujer británica ingresó anoche en la prisión del Salto del Negro de Gran Canaria, después de que fuera condenada a 12 años de cárcel por un delito de tráfico de drogas y otro de contrabando ocurrido en 1994 y cuya pena fue reducida a 8 años por el Tribunal Supremo.

Ruth Jones, de 31 años, y madre de un hijo de 7 años, al que ha tenido que dejar con sus abuelos, en todo momento se ha considerado inocente de los hechos que se le imputaron, lleva diez años trabajando en el sur de Gran Canaria, y está a la espera de que se tramite su tercera petición de indulto, informó su abogado, Ignacio Casteleiro. El letrado indicó que el ingreso en prisión obedece a una decisión de la Audiencia Provincial de Las Palmas, que considera que se debe ejecutar la pena ante la denegación de los dos anteriores que motivaron el retraso en la ejecución de la condena.

Explicó que Jones, anímicamente, se siente contrariada, porque está separada de su hijo, pero aseguró que "es una mujer fuerte y luchadora", y el hecho de que haya tenido que ingresar en prisión, no significa que esté todo perdido.

De hecho, destacó su abogado, ha recibido numerosas llamadas de políticos de las islas para interesarse por su caso, entre ellos diputados nacionales, alcaldes, personalidades del Cabildo de Gran Canaria y personas vinculadas a la Administración del Estado en Canarias.

Informó también de que el Ayuntamiento de Mogán, localidad en la que reside y trabaja Jones, y el de San Nicolás de Tolentino, han llevado a sus plenos mociones de apoyo a su persona, y dijo que espera que esta iniciativa se produzca en los 21 municipios de la isla, así como en el Cabildo Insular, donde también se ha solicitado una declaración de apoyo.

El objetivo, prosiguió Casteleiro, es que el Ministerio de Justicia valore un "apoyo social masivo" a la solicitud de Ruth Jones.

Dos varas de medir

El portavoz del grupo Socialista en el Parlamento canario, Francisco Hernández Spínola, afirmó que los ciudadanos quieren comprobar que "no hay dos varas de medir" por parte de los tribunales de Justicia, al comparar los casos de Dimas Martín y de Ruth Jones. Mientras el primero ha esperado en la calle la decisión sobre su indulto y se ha podido presentar a las elecciones pese a su condena por cohecho, Ruth ha entrado en prisión en Gran Canaria después de solicitar el indulto, tras una condena a ocho años por encontrarle a su novio 90 pastillas de éxtasis en 1994.