Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno avisa a Torra de que enviará a la Policía si los Mossos no actúan leer

Un año de prisión y multa para un cobrador de seguros que se quedó con el dinero


EL DÍA, S/C de Tenerife
13/dic/03 10:26 AM
Edición impresa

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha ratificado la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número Cuatro en la que se condena a un subagente de la aseguradora Santa Lucía, al cual se le acusaba de un delito de apropiación indebida y otro de simulación de delito en grado de tentativa desde 1989 hasta 2000 y se le condena a un año de prisión y al pago de una multa de 540 euros.

La sentencia dice que "el acusado era empleado de una agente de la entidad aseguradora Santa Lucía en la provincia de Santa Cruz de Tenerife desde el 22 de noviembre de 1989, fecha en que se apropió indebidamente de 8.010 euros".

Dicha suma de dinero provenía de los cobros que realizó el procesado de las pólizas de seguros de dicha entidad y que, según la sentencia, deberá reintegrar en concepto de indemnización a la agente de la compañía Santa Lucía para la que trabajaba el acusado.

Con el fin de justificar dicha apropiación de dinero, el inculpado denunció ante la Guardia Civil de La Orotava, con fecha 18 de mayo de 2000, haber sido objeto de un robo con violencia e intimidación perpetrado por dos jóvenes no identificados que se habían apoderaron de 5.950 euros y de dos cadenas de oro.

El 22 de mayo de 2000 mantuvo con su empresa una reunión donde se comprobó, tras la correspondiente liquidación provisional, que el importe de lo adeudado ascendía a 8.010 euros, de las que una parte eran del cobro de los seguros y el resto del cobro de los decesos.

Posteriormente, el 23 de mayo de 2000, amplió su denuncia en la Guardia Civil y con intención de cuadrar la cuantía de lo sustraído aumentó la cifra objeto del robo en 2.404 euros.

El Ministerio Fiscal solicitó el sobreseimiento de la causa al entender que no estaba debidamente justificado el delito.

Apropiación indebida

Por su parte, la defensa pidió la libre absolución, a la par que la acusación particular mantenía la existencia de un delito de apropiación indebida, por el que solicitaba una pena de un año y medio de prisión, así como de otro de simulación de delito, en el que interesó que se multara al acusado con 2.190 euros. En la vista oral celebrada por el Penal número Cuatro se comprobó que las declaraciones realizadas por los testigos desbarataron la versión del procesado cuando decía que había ido a cobrar unos recibos de seguros previamente a que fuera objeto de un robo en el que le colocaron un arma blanca y, al tirar de las cadenas de oro que llevaba, le produjeron unas erosiones que no constaban en ningún parte médico.

Asimismo, los horarios en los que afirmó haber visitado a algunos asegurados no coincidían, ni tampoco el hecho de que llevara encima la cantidad de 5.950 euros que dijo que pretendía ingresar después de ir a cobrar algunos recibos.