Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Fuerzas kurdas anuncian el fin del "califato" del Estado Islámico en Siria leer

La colisión de una guagua en Bélgica se salda con 12 muertos

Se presume que la causa del siniestro fue que el chófer se quedó dormido, según un conductor que viajaba tras el vehículo. El accidente, en el que hay 37 heridos, se produjo cerca de la frontera franco?belga.
EFE, Bruselas
21/dic/03 10:27 AM
Edición impresa

EFE, Bruselas

El conductor del autobús siniestrado ayer cerca de la frontera entre Bélgica y Francia en un accidente que causó la muerte a 12 personas y heridas a otras 37, pudo dormirse al volante, según dijo un testigo que circulaba detrás de vehículo.

Un camionero que circulaba tras el autobús instantes antes de ocurrir el siniestro dijo que "el vehículo, manifiestamente, dejó de circular en línea recta" entre 100 y 200 metros, antes de colisionar lateralmente contra la mediana de cemento de la autopista E-19 que une Bruselas y París, lo que llevó a los investigadores a creer que el chófer "se adormiló al volante".

Según los expertos, las chispas producidas mientras el autocar avanzaba unos centenares de metros contra la mediana pudieron desencadenar el incendio en la parte trasera del vehículo, que llevaba 49 ocupantes de diferentes nacionalidades. Aunque gran parte de los pasajeros pudieron salir del autobús, la virulencia de las llamas, "posiblemente avivadas por el combustible del autobús", y el humo, asfixiaron y abrasaron a las 12 víctimas mortales, jóvenes de entre 20 y 25 años, que viajaban a París para pasar las vacaciones de Navidad, señaló el portavoz de los bomberos de Quiévrain, Grégory Dufert. De los 37 heridos trasladados a diferentes hospitales del área, 32 han sido ya dados de alta, mientras los otros cinco permanecen ingresados, dos de ellos en la unidad de quemados del Hospital de Loverval, informó la agencia Belga. La Fiscalía de la localidad de Mons ha puesto el caso en manos del juez de instrucción Pierre Pilette y se han habilitado dos números de teléfono, uno para los familiares de las víctimas y otro para tomar declaración a posibles testigos presenciales del siniestro.

El ministro del Interior belga, Patrick Dewael y el príncipe Felipe han acudido al lugar del accidente y al centro de acogida.