Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
La caída de una línea de alta tensión provoca el desalojo de Alcampo La Laguna leer

Los marineros desaparecidos tienen 34 y 37 años y son de Marruecos y Senegal

Barcelona, EFE
20/mar/17 19:16 PM
eldia.es
El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, atiende a los medios de comunicación./Quique García (EFE)

Los dos hombres que permanecen desaparecidos tras el choque de su pesquero con un mercante ruso en Barcelona son un marinero de 34 años y nacionalidad marroquí y otro de origen senegalés de 37 años.

El accidente se ha producido a las 15:21 horas a unas tres millas náuticas del Puerto de Barcelona, cuando una embarcación de pesca con base en la capital catalana, El Fairell, ha colisionado con un buque ruso que acababa de salir del recinto portuario.

Según han informado fuentes cercanas al caso, la principal hipótesis del accidente marítimo es que el mercante, MID Volga 2, ha incurrido en un error de interpretación del código de abordaje, ya que tenía que maniobrar para evitar al pesquero, que estaba faenando, y no le habría visto.

El patrón del barco pesquero y un marinero han sido rescatados por el propio mercante y trasladados al Hospital Asepeyo de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), donde están ingresados fuera de peligro, mientras que otros dos marineros continúan desaparecidos, según han informado el Puerto de Barcelona y la Cofradía de Pescadores.

Capitanía Marítima coordina la emergencia, en la que ha intervenido el barco de rescate Guardamar Caliope y un helicóptero de Salvamento Marítimo, además del navío Lluerna, de la dirección general de Pesca y Asuntos Marítimos de la Generalitat, que está equipado con sonda acústica para dar apoyo a la operación de rescate.

Como consecuencia del choque, El Fairell se ha hundido y se encuentra a 170 metros de profundidad.

La embarcación de pesca, que fue construida en 1999 y llevaba matrícula de Barcelona, tenía un registro bruto de 35 toneladas y una eslora de 25 metros.

Por su parte, el MID Volga 2, de 140 metros de eslora, había llegado a Barcelona procedente de la ciudad rusa de Yeysk y había zarpado a primera hora de la tarde con destino al puerto de Alejandría, en Egipto.