Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Confirmada la victoria arrolladora del 'sí' a la liberalización del aborto en Irlanda leer

A prisión 4 detenidos de una red que prostituía a mujeres marroquíes en Melilla

Melilla, EFE
7/feb/18 10:51 AM
eldia.es

La Guardia Civil ha detenido en Melilla a cuatro personas en la desarticulación de una red dedicada al tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual y laboral, que prostituía desde hace varios años a mujeres marroquíes con escasos recursos económicos, a las que tenía en régimen de semiesclavitud.

Los cuatro detenidos de la denominada operación Heteras, que se ha desarrollado en Melilla después de un año de investigación, son tres varones y una mujer, que ya se encuentran en prisión tras pasar a disposición judicial, a los que se suma una quinta persona en calidad de investigada.

En la operación se han llevado a cabo dos registros domiciliarios en dos pisos ubicados en el mismo inmueble que la red utilizaba como locales de alterne, donde se han intervenido tres kilos de polen de hachís y diversas dosis de cocaína dispuestas para el consumo.

También han sido intervenidos libros de familia expedidos a nombre de terceras personas, un pasaporte español expedido a nombre de un recién nacido, así como cierta cantidad de dinero en metálico de curso legal español y marroquí, además de abundante documentación y teléfonos móviles.

La operación se inició a principios del pasado año, cuando la Guardia Civil pudo constatar la existencia de una organización que utilizaba a mujeres, alguna de ellas menor de edad, de nacionalidad marroquí, con fines de explotación sexual y laboral.

Para ello, captaban a mujeres con escasos recursos económicos ya que apenas podían hacer frente a la subsistencia de sus familias y tenían pocas posibilidades de acceder a un trabajo legal en España, al ser extranjeras y no poseer la documentación necesaria para ello.

Una vez introducidas en Melilla mediante el engaño, las obligaban a ejercer la prostitución en dos pisos de un inmueble de la ciudad autónoma, que fueron registrados por la Guardia Civil, donde hallaron a varias de las mujeres que estaban siendo obligadas a ejercer la prostitución.

Las viviendas eran la residencia de las víctimas, y en ellas también se consumía y distribuía droga y se vendía alcohol y tabaco.

Las mujeres eran tratadas en un régimen de semiesclavitud, ya que no disponían de libertad, y además eran obligadas a consumir drogas para que estuvieran activas y las inducían para que se las facilitaran a sus posibles clientes.

El líder de la red es un varón de unos 40 años y nacionalidad marroquí que se encargaba de supervisar y controlar el precio y número de servicios que tenían que realizar las víctimas.

Asimismo, se aseguraba de que las mujeres llevaran un horario ininterrumpido para que ejercieran la prostitución y les cobraba el alojamiento y la manutención, dejándoles unos insignificantes ingresos que apenas alcanzaban para la subsistencia de ellas.

Algunas de las mujeres explotadas se quedaban embarazadas y daban a luz en el Hospital Comarcal de Melilla, tras lo cual los proxenetas les obligaban a pagar un precio estipulado para buscarles hombres de nacionalidad española que asumieran la paternidad del recién nacido.

De esta forma obtenían la documentación nacional del recién nacido y a su vez, la tarjeta de residencia para la madre, con el consiguiente fraude para el Estado al documentar a inmigrantes irregulares en España.

La investigación ha sido llevada a cabo por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Melilla y la operación continúa abierta, por lo que la Guardia Civil no descarta la localización de más víctimas y más inscripciones de personas en el Registro Civil mediante el fraude realizado por la organización.

La operación ha sido dirigida y tutelada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Melilla, que ha decretado ingreso en prisión de los cuatro detenidos.