Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pastor renuncia a presentarse por responsabilidad con su cargo en el Congreso leer

La novia del padre pudo matar a Gabriel

Fue apresada con el cadáver del menor en el maletero del coche que conducía, envuelto en una manta y cubierto de barro El hallazgo de la camiseta en la depuradora, seca y en un lugar ya inspeccionado, levantó las sospechas.
Agencias, Almería/Madrid
12/mar/18 6:04 AM
Edición impresa

Las fuerzas de seguridad encontraron ayer el cadáver de Gabriel Cruz, el niño de 8 años desaparecido el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), en el maletero del coche de la pareja del padre del menor, que fue detenida en la localidad de Vícar rodeada de un amplio operativo policial. La detenida como presunta autora de la muerte de Gabriel Cruz es Ana Julia Quezada Cruz, de origen dominicano y que mantenía desde hace apenas unos meses una relación con el padre del menor, Ángel Cruz, según los familiares de este.

El cuerpo se encontraba en el maletero del coche de la arrestada -de origen dominicano-, apuntando algunas fuentes que se halló envuelto en una manta y cubierto de barro, después de que Quezada, tras dejar al padre del menor en otro lugar de Almería, transportara el cadáver desde un pozo hasta el lugar donde pretendía esconderlo.

Testigos presenciales describieron que, tras interceptar el vehículo (de color gris) cuando se encontraba a punto de entrar en un garaje de un bloque de pisos, la Guardia Civil "ha levantado el capó, ha levantado una capa y ha dicho "afirmativo", tras lo que informaron a la mujer DE "que estaba detenida". "Los agentes se abrazaron llorando", relataron precisando que Ana Julia Quezada fue esposada "contra el capó", tal y como se recoge en el vídeo grabado por vecinos y en el que se le oye decir: "No he sido yo, he cogido el coche esta mañana".

A la hora en la que se perdió el rastro del niño, hace 13 días, solo ella y la abuela del pequeño estaban en la casa de esta última junto al niño. Vecinos de Las Hortichuelas aseguraron a Efe que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta blanca contenía restos de ADN del niño.

Con el hallazgo del cadáver y la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería se puso fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios.

Los trabajos en la línea de costa, las batidas, búsquedas "selectivas" en pozos, cuevas, cortijos abandonados y zonas por las que habitualmente no pasa nadie se vieron acompasados por un masivo apoyo social en redes sociales a la familia.

En un primer momento la investigación parecía apuntar a un vecino de Antas (Almería), detenido dos días después de la desaparición por incumplir una orden de alejamiento respecto a la madre de Gabriel y que acababa de ser condenado en febrero a seis meses de prisión por quebrantar la orden de alejamiento respecto a ella.

Pero la aparición de la camiseta habría puesto el foco de los investigadores sobre Quezada, que finalmente fue arrestada en un dispositivo policial en el cual, según fuentes de la investigación, los agentes acabaron abrazándose y llorando al encontrar el cadáver del pequeño.

La investigación deberá averiguar ahora si la mujer contó con algún tipo de ayuda para hacer desaparecer al niño, ya que estaba con la abuela de Gabriel en el momento en que este desapareció.

No obstante, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha pedido prudencia porque "todavía no se tienen todos los datos" de lo ocurrido. Unas 12.000 personas, según datos de la Subdelegación del Gobierno, se concentraron en la tarde de ayer en la capital almeriense en señal de duelo por la muerte de Gabriel. Hoy, tanto la ciudad de Almería como Níjar, el pueblo del niño, decretarán tres días de luto oficial.

Dirigentes políticos de todos los partidos, figuras públicas y deportistas han expresado su conmoción y dolor por el hallazgo del cuerpo y han confiado en que la Justicia haga ahora su trabajo.

El presidente Rajoy dijo compartir con todos los españoles el "dolor" por el hallazgo del cuerpo del niño. La presidenta andaluza, Susana Díaz, se declaró "horrorizada" y ha trasladado todo su "apoyo y cariño" a la familia del menor.

En Canarias, el presidente Fernando Clavijo envió su pésame a toda la familia del pequeño Gabriel: "Hay días en los que te quedas sin palabras. Hoy es uno de ellos. Conmociona saber que no volverás con tu familia. Todo el apoyo a sus padres. DEP Gabriel.", dijo en su cuenta de Twitter.

También el presidente del PP canario, Asier Antona, escribió en la misma red social: "Consternado ante la triste noticia, no puedo ni imaginar el desgarro de esa familia sin consuelo. Descansa en paz, Gabriel".

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, compareció a primera hora de la tarde de ayer para informar sobre esta detención, después de que efectivos de la Guardia Civil comunicaran "el terrible desenlace" a la madre del niño, Patricia Ramírez.

Los habitantes del lugar aseguran que nadie pensó en que Ana Julia pudiese ser la responsable de la desaparición "hasta que pasó lo de la camiseta, fue muy raro que estuviese seca y la encontrase ella". "Mi yerno es policía y pasó con un grupo por la mediana y no vio la camiseta. Ahí sí hubo algo de sospechas, porque además estaba seca", relata un vecino.

Se mantuvo el rastreo en la línea de costa, continuaron las batidas, búsquedas "selectivas" en pozos, cuevas, cortijos abandonados y zonas por las que habitualmente no pasa nadie, hasta 12 kilómetros.

El cuerpo de Gabriel Cruz, llegó al Instituto de Medicina Legal de Almería a última hora de la tarde de ayer. "Se trabaja sobre ello", respondió el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, tras ser cuestionado por la autopsia.

Asimismo, la Policía comenzó ayer la revisión del expediente relacionado con la muerte de una menor de cuatro años que la detenida cuidaba cuando residió en Burgos, cuya muerte fue calificada de accidental.