Sucesos

Denuncian a un taxista al negarse a subir al perro guía y a su dueña

La invidente, trabajadora de la ONCE, denunció el hecho ante la Policía Nacional y afirmó que el conductor la golpeó con el vehículo.
P. Fumero, S/C de Tenerife
10/may/18 6:12 AM
Edición impresa

P. Fumero, S/C de Tenerife

Una vendedora de cupones de la ONCE sufrió ayer un episodio desagradable en el centro de Santa Cruz de Tenerife cuando se disponía a coger un taxi, ya que el conductor se negó a que su perra guía se subiera con ella. Además, según comentó a EL DÍA, la golpeó con el vehículo, por lo que sufrió lesiones. Este último hecho fue denunciado ante la Policía Nacional.

Los hechos ocurrieron a primeras horas de la tarde de ayer en una parada de taxis situada en la calle de El Pilar.

La mujer acabó de vender los cupones y se dirigió a dicho enclave acompañada por un conocido que se desplaza en silla de ruedas. Cuando se iba a subir en el turismo de servicio público, el taxista le dijo, supuestamente, que "la perra delante, no". La afectada pensó que se refería a que debía ponerla en los asientos traseros. Sin embargo, la alternativa del chófer era llevarla en el maletero.

Por ley, las personas con esta discapacidad tienen derecho a llevar perros guía a sus pies, sin soltarles ni quitarles la correa y solo están obligados a separarse de ellos al acceder a un quirófano.

L a persona ciega llamó a la Policía Local y acudieron agentes del Proteu, pero mientras llegaban dichos funcionarios, la vendedora de la ONCE, con una incapacidad visual absoluta, se situó delante del taxi. Recuerda que oyó un ruido de motor que se acercaba, hasta que fue golpeada en la pierna izquierda por el turismo conducido por el mismo taxista.

Como consecuencia del golpe, tiene lesiones en la rodilla y en un tobillo, por lo que durante cinco días deberá andar con muletas. Esa situación conllevará que no pueda trabajar y que se le complique aún más su capacidad para moverse.

Esta última situación motivó que la afectada presentara denuncia en la Comisaría de Tres de Mayo, al estimar que no fue un accidente de tráfico, sino una acción intencionada.