Sucesos

Atrapan en un hostal de La Laguna al recluso que no regresó a prisión

La Policía Nacional detuvo en la madrugada de ayer a Juan Carlos Gámez en el interior de un inmueble del barrio de El Coromoto, donde no opuso resistencia a los investigadores.
P.F., S/C de Tenerife
5/dic/18 6:20 AM
Edición impresa
 

Casi dos semanas duró la búsqueda del preso Juan Carlos Gámez, que no regresó a la prisión Tenerife II el pasado 21 de noviembre, después de recibir su primer permiso penitenciario. Gámez cumple condena por el asesinato de un soldado en Valverde en el año 2007 y ayer mismo se ordenó su reingreso en la citada cárcel.

El prófugo no se fue lejos. Se le localizó en un hostal del barrio de El Coromoto, en el municipio de La Laguna, durante la madrugada de ayer.

Su captura fue llevada a cabo por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Policía Nacional de la Comisaría de La Laguna.

Ante la certeza de que el recluso no había salido de Tenerife, un equipo de investigadores rastreó los listados de clientes de diferentes establecimientos alojativos, hasta que logró localizar a Gámez en un conocido hostal de la calle Marcelino Perdomo.

Según los datos ofrecidos ayer por parte de la Comisaría Provincial, el arresto tuvo lugar a la una de la madrugada.

Cuando los agentes se identificaron como tales, el interno fugado no opuso resistencia alguna ni actuó de forma violenta.

Inmediatamente se le llevó a los calabozos de las dependencias policiales de la calle Nava y Grimón.

Y su reingreso en la cárcel del municipio de El Rosario tuvo lugar antes de las 15:00 horas, indicaron otras fuentes. Paralelamente se desactivaba la orden de búsqueda y captura que se remitió a todos los cuerpos de seguridad por si lo localizaban en sus respectivos territorios.

Según explicó la delegada del Gobierno, Elena Máñez, la semana pasada, el reo se presentó ante las fuerzas de seguridad el pasado 19 y 20 de noviembre, pero el día 21 se le perdió la pista. Y, desde ese momento, saltaron todas las alarmas sobre la fuga de Gámez.

A este recluso le constan partes disciplinarios en un centro penitenciario de Gran Canaria, pero no en la de Tenerife II, donde se considera que su comportamiento tuvo una evolución positiva hasta hace dos semanas. De hecho, a raíz de su buena conducta, llegó a estar destinado con trabajo en el departamento de cocina y, más recientemente, en el de Enfermería.

Juan Carlos Gámez, que apuñaló mortalmente a un joven soldado en una discoteca de la capital herreña, inicialmente debe cumplir condena por tal suceso hasta el año 2024. ¿El motivo del ataque? El militar se enzarzó en una pelea con un amigo del ahora preso.

Este debe tomar medicación periódicamente para controlar sus episodios de esquizofrenia.

las claves

El prófugo no actuó de forma violenta cuando los agentes de Policía Judicial se identificaron como tales en un hostal de La Laguna en la madrugada de ayer.

A raíz de su buena conducta en la cárcel Tenerife II, Gámez ha estado destinado en los departamentos de Cocina y Enfermería, según los datos que han trascendido.