Tenerife Sur

El fraude con tarjetas que más alarma es el acceso de "hackers" a bases de datos

Visa y Mastercard se alían en Europay para prevenir los delitos con un sistema de "chip inteligente" común que empezará a usarse en 2005. Un grupo de trabajo hará una serie de propuestas para pedir una adaptación de la legislación a los nuevos hechos delictivos.

EL DÍA/EFE, Adeje
30/abr/02 19:08 PM
Edición impresa

Uno de los nuevos tipos de fraude que causa más alarma entre los usuarios de tarjetas de crédito y empresarios es el acceso de los "hackers" o piratas informáticos a las bases de datos de los comercios, con el objetivo de robar la información almacenada en los archivos, "aunque quizá después no puedan utilizarla". Así lo afirma Ángel Benseny, director de Gestión de Riesgo para el Suroeste de Europa de Europay Internacional, que representa la alianza entre Visa y Mastercard para prevenir el fraude en los próximos años, a través de un modelo estándar de "chip inteligente" que se pondrá en funcionamiento en 2005, con el fin de que todas las entidades financieras utilicen el mismo protocolo. Ahora se trabaja para que las terminales de bancos y comercios puedan usar una tecnología única, con el fin de que sea posible leer con un solo sistema el microprocesador de distintas marcas.

Como respuesta a la actividad de los piratas informáticos, las entidades financieras han puesto en marcha sistemas para que los números de identificación de una tarjeta bancaria "no viajen" por el ciberespacio, sino que se acepte como medio de pago en internet una garantía "certificada" de que el comercio va a cobrar la transacción que se realice.

Encuentro

La delegación de Europay Internacional para España, Portugal, Andorra y Gibraltar mantuvo un encuentro en Costa Adeje en el que tomaron parte representantes de entidades bancarias, fuerzas de seguridad locales y del Estado, así como de la Administración de Justicia.

En dicho foro se acordó proponer al Ministerio de Justicia que se modifique la legislación para regular el comercio electrónico y las nuevas tecnologías como forma de combatir los delitos en este sector.

Un grupo de trabajo se encargará de elaborar una serie de propuestas que se presentarán al Gobierno del Estado para intentar modificar la legislación y regular nuevos aspectos en el Código Penal.

Según Benseny, las entidades financieras españolas "están a la vanguardia en los sistemas de detección de posibles estafas y el país cuenta con una de las tasas de fraude más bajas de la Unión Europea (...)".