Tenerife Sur
ANTONIO PASTOR A.

¿Habrá desidia o "boom turístico" en esta década?


21/nov/02 19:23 PM
Edición impresa

CASI TODOS conocemos las razones por las cuales el turismo internacional creció tan rápidamente. Siendo muchas las causas que, con características sociales, originaron este espectacular aumento como: el nuevo orden internacional y la paz subsiguiente a la guerra. Facilitando la regulación del transporte aéreo y la Convención de Chicago que supuso la creación de IATA y OACI (1944), la UIOOT (2946) y muchos otros organismos internacionales relacionados con el turismo. Surge la nueva cultura del ocio en el mundo occidental, acompañado de una estabilidad social que propiciaba los desplazamientos internacionales.

Causas varias como la recuperación económica de Alemania, Japón y otras potencias europeas. La consolidación de la clase media. Las mejoras en los medios de transportes y en las infraestructuras, especialmente en lo que atañe al automóvil y el avión. La mejora de las condiciones laborales. Las nuevas técnicas comerciales y de marketing, utilizadas por las agencias de viajes y empresas de esta industria.

Surge la estandarización del producto turístico. Millones de viajes todo incluido son lanzados por los grandes tour operadores (en los que se vende por un precio global todos los servicios requeridos por el usuario), utilizando compañías chárter a precios muy asequibles.

En 1973, con la crisis energética y la consiguiente inflación, especialmente percibida en el transporte, la industria turística vive períodos de crisis que no superará hasta bien entrado 1978. La libre circulación de personas, mercancías y capitales y el concepto de ciudadania europea, con el Tratado de Mastrich (1 de enero 1993), y se eliminan los controles fronterizos entre siete países europeos, con el acuerdo de Schengen, en vigor el 26 de marzo de 1995.

Y aunque la recesión económica persistía en 1992, la actividad turística internacional se recuperaba con el aumento del 4,6 por ciento en el total de las llegadas mundiales, según estimaciones de la OMT. Representando un paso importante hacia la recuperación de la tasa de crecimiento anual media del 6,7 por ciento en las llegadas internacionales conseguida entre 1985 y 1990.

A mediados de 1993, algunos países salían de la recesión (Estados Unidos y Reino Unido), pero otros caían en ella (Alemania y Japón). La historia se repite, aunque en distinta situación y escenario. En estos momentos ni los políticos y profesionales que asisten a la World Travel Market no han descubierto la crisis que se avecina, en el supuesto caso de que Estados Unidos iniciara la guerra contra Irak, a pesar de que "están encima del campo de diamantes", simplemente no lo ven.

La previsión, inexistente en la World Travel Market, sigue siendo un elemento que nunca ha sabido aprovechar esta Comunidad ni, tan siquiera, en los veinte años que ATI gobierna nuestras Islas. Por un lado, el Cabildo sigue ayudando a Unelco-Endesa, para que se salga con la suya, apoyándole en reuniones sobre la inutilidad, en este momento, del tranvía volador. Sólo pretenden demostrar que hace falta más fluido eléctrico. El tranvía, "si no se reduce el tráfico hacia Santa Cruz, creará el mayor caos circulatorio jamás imaginado en toda la ciudad". ¿A todo esto, qué piensa hacer la oposición?

Primero reduciría el tráfico con el tren (poner el potaje), después apoyarlo con el tranvía (poner el gofio) y dar un servicio ágil con el taxi y la guagua (chascar a placer), y no al revés (primero el gofio) como lo de la autopista Santa Cruz-Los Rodeos (porque te atragantas, te atascas). Esperemos que los santacruceros no caigan en la misma trampa de un partido que, desgastado y acabado, nos sigue empobreciendo cada día. Esta es la cruda realidad. ¡Qué desidia política!

ANTONIO PASTOR A.