Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Cinco cocineros competirán en Tenerife en busca de la mejor tortilla de España leer

Los ecologistas piden ampliar la protección del Malpaís de Güímar por el margen Sureste


EL DÍA, Güímar
18/feb/03 19:29 PM
Edición impresa
EL DÍA, Güímar

Los colectivos ecologistas piden la ampliación de la reserva natural especial del Malpaís de Güímar incluyendo el margen Sureste que aún carece de protección. Ello se debe a que en esa zona existe una pista pavimentada con cemento y basura en las proximidades de la urbanización que hay en el lugar.

En el transcurso de las excursiones que realizan, los grupos Tabona y TEA detectaron la rotura de la lava, un espacio habilitado para aparcamientos dentro del Malpaís, un gran número de chabolas con postes y tendidos eléctricos y plantas ajenas a este espacio. Eso sólo en el margen Sureste.

Ambos colectivos piden el derribo de las construcciones ilegales situadas en la costa del Malpaís, así como de los estacionamientos y la pista, además del cierre de otras vías existentes en la zona Norte de este espacio protegido, donde también hay basura, suelo "roto y expoliado" y carteles invitando a enterrar perros de caza. Todo ello, lindando con el Camino de El Socorro.

Por el Noroeste, afirman que hay una gran cantidad de invernaderos lindando con la reserva natural y muchos hoyos abiertos dentro y fuera de la misma. En el Noreste, atribuyen a la Consejería de Medio Ambiente la apertura de una pista y la construcción de un muro de piedra que se adentra hasta la mitad del ecosistema, terminando en una puerta metálica.

Consecuentemente, tanto Tabona como TEA demandan el cierre de todas las pistas y la protección de todo el lugar como reserva natural especial, la limpieza de la zona, la desaparición del muro de piedra y de la puerta metálica, así como de la basura y escombreras que afectan al Malpaís de Güímar.

Análisis

Este análisis de los ecologistas se produce después de su primera excursión en el plan de trabajo diseñado para evaluar el estado y grado de conservación de los espacios naturales protegidos de la Isla. En tal sentido, y a fin de mejorar la situación en este enclave, también consideran necesario que las autoridades delimiten la zona catalogada creando un muro de poca altura entre la misma y las viviendas que hay junto al Camino de El Socorro y la playa, así como prohibir la caza, el aterrizaje de helicópteros y cualquier otra actividad que dañe el ecosistema.