Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

Los turistas se quejan

Las obras cercanas a los hoteles, el trato del personal o el excesivo tráfico son algunas de las situaciones que más molestias generan entre quienes visitan los núcleos turísticos del Sur. Hay casos en que esas protestas cuestan dinero a touroperadores y hoteleros.

P.F., Adeje
1/mar/03 19:30 PM
Edición impresa

¿De qué se quejan los turistas que vienen al Sur? Hay un poco de todo, dependiendo de quien hable de las críticas. Sí parece claro que las molestias por las obras en el entorno de hoteles y apartamentos son las más numerosas y costosas, por los ruidos que ocasionan y el singular "paisaje" que generan. A pesar de que hay touroperadores que les informan en sus países de que en las inmediaciones del edificio en el que se van a alojar hay trabajos de construcción, cuando llegan perciben este hecho como muy negativo.

Según fuentes de un agente que opera en los mercados emisores de Alemania, Austria, Suiza y Polonia, si no existiera tanto desarrollo urbanístico, bajaría en más del 90 por ciento el número de protestas de sus clientes, ya que la Isla ofrece unos niveles de servicios, seguridad y limpieza muy aceptables.

Además, hay casos en que, si el cliente se siente molesto, tiene derecho a una indemnización. Dependiendo de las situaciones, la compensación es aportada íntegramente por el hotelero o de forma compartida entre éste y el touroperador.

La amabilidad de quienes tratan al turista es otro de los aspectos en los que hay que mejorar. En esa línea, se valora muy positivamente la campaña "Tenerife amable" emprendida por el Cabildo. Las respuestas de algunos trabajadores a clientes, e incluso a los guías, deja mucho que desear, como dice el portavoz de un grupo empresarial.

Desde TUI Alemania se atribuye esta realidad a la falta de preparación del personal. El crecimiento excesivamente rápido del destino provoca que no haya suficientes profesionales cualificados y los hoteleros contraten a gente que carece de formación. Y dicha situación afecta a establecimientos de todas las categorías. Aunque estos empleados son pocos, su forma de trabajar "destaca" mucho.