Tenerife Sur

El lagar de Acojeja

Se trata de una construcción que data de mediados del siglo XIX y sirvió a los agricultores de este pueblo de la medianía isorana para elaborar el vino. Las circunstancias económicas de la época obligaron a la población a crear esta infraestructura de uso común.

EL DÍA, Guía de Isora
15/abr/03 19:33 PM
Edición impresa

Concluyó el proyecto de restauración y mejora del entorno del lagar comunal de Acojeja, una instalación que tiene 150 años de antigüedad en un pequeño núcleo rural situado en la medianía de Guía de Isora, entre el casco urbano y Tejina de Isora. Esta iniciativa fue desarrollada desde la Agencia de Empleo y Desarrollo Local de la corporación con el apoyo del Instituto Canario de Formación y Empleo (Icfem), con una inversión de 29.653 euros.

Se entiende que el importante número de elementos patrimoniales con los que aún cuenta Guía de Isora es un hecho de un valor incalculable, sobre todo si se tiene en cuenta que éstos son escasos en el resto de la Isla. El desarrollo económico del municipio, centrado en la agricultura desde los años ochenta, permitió conservar gran cantidad de viviendas tradicionales canarias, así como eras, hornos de teja y lagares. De éstos últimos, el situado en Acojeja es, quizá, uno de los más interesantes de entre los que quedan en el municipio, no tanto por sus características arquitectónicas, sino por el enclave donde se encuentra: una cueva natural en la ladera del barranco de Guaria.

Este lagar fue construido por los vecinos residentes en la zona a mediados del siglo XIX. Debido a los limitados recursos económicos, las agricultores de entonces se vieron obligados a tener esta infraestructura para su uso por toda la población del lugar tras la vendimia, debido a que la zona presenta una gran cantidad de cultivo de la vid que aún hoy se conserva.

Cuatro personas, contratadas mediante un convenio, se formaron durante cinco meses en restauración de elementos de patrimonio arquitectónico popular. Los trabajos llevados a cabo consistieron, además de la restauración del lagar, en la mejora del acceso al barranco con el acondicionamiento del sendero actual, ensanchándolo, colocándole pavimentación de piedra e instalando iluminación. El camino además de mejorar el acceso al lagar, servirá de punto de partida del sendero que conduce al barranco, funcionando también como paseo-mirador.

El concejal de Empleo y Desarrollo, Raúl Morales, explica que la obra forma parte del plan de conservación y mejora del patrimonio municipal o popular, así como del programa de formación cualificada para crear mano de obra especializada en las nuevas formas de turismo (agroturismo, turismo rural, etcétera), "ya que todo ello contribuye a ir creando un modelo de desarrollo sostenible y respetuoso con el entorno, los valores patrimoniales y las formas de en que nuestros ciudadanos se ganan la vida".

Formación y cualificación

Otro objetivo es formar y cualificar a un colectivo de trabajadores en labores de cantería, mampostería, pavimentación y tratamiento de madera, además de todas aquellas relacionadas con la construcción que surjan durante el desarrollo del trabajo. Todo ello, con la intención de propiciar su integración laboral en las empresas del sector de la zona, donde existe una fuerte demanda de estas profesiones a causa de la inexistencia de personal cualificado.

Raúl Morales destaca el hecho de que Guía de Isora se haya mantenido durante varias décadas al margen del desarrollo turístico de la comarca y haber conservado un carácter eminentemente rural como factores que han favorecido la pervivencia de un patrimonio popular de elevado valor.