Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
El corresponsal de 'ABC' en La Habana, Jorge Enrique Rodríguez, desaparecido desde el jueves leer

Familias con historia

"Genealogía del municipio de Adeje" es la nueva obra del investigador Nelson Díaz Frías, que permitirá rastrear el origen de los grupos humanos establecidos en esta zona a lo largo de los últimos 500 años. El estudio será presentado el viernes por la tarde en la Feria del Libro.

PEDRO FUMERO, Adeje
24/abr/03 19:34 PM
Edición impresa
PEDRO FUMERO, Adeje

A partir de ahora, todas las personas que tengan sus raíces familiares en Adeje podrán rastrear su árbol genealógico hasta el siglo XVI. El investigador Nelson Díaz Frías expone en su último libro, "Genealogía del municipio de Adeje", cómo se ha conformado su población a lo largo de 500 años.

Aunque en su trabajo acerca de la historia de la villa sureña, publicado hace exactamente cuatro años, ya incluía un extenso apartado sobre el asunto, la nueva publicación es una monografía mucho más extensa.

Un capítulo está dedicado al origen de la genealogía, su importancia como ciencia auxiliar de la historia, la procedencia de los apellidos españoles y los de origen guanche, así como la forma de su transmisión hasta hoy, entre otras cosas.

Díaz Frías nos habla de los comienzos del matrimonio canónico, el único que existía en España hasta 1870, y la forma de celebración de los mismos. En cuanto a su incidencia en Adeje, muestra los obstáculos legales establecidos para algunos casos, como el impedimento de esclavitud, que afectaba a los esclavos de Casa Fuerte, que no podían casarse sin el permiso de sus dueños. Eso sí, la autorización incluía la condición de poder romper la unión de la pareja si el esclavo era vendido y trasladado a otro lugar.

Las políticas matrimoniales seguidas por los adejeros en siglos pasados son uno de los aspectos más curiosos, al existir una estricta separación entre las familias a la hora de contraer matrimonio por razones socioeconómicas e, incluso, geográficas.

El autor ha constatado que, hasta finales del siglo XIX, los vecinos de Taucho y Tijoco, que se consideraban de un estatus superior, no solían casarse con quienes vivían en el casco de Adeje, que en su mayoría eran asalariados o esclavos de Casa Fuerte.

Esto demuestra una intensa endogamia (matrimonios entre parientes) por razones económicas y sociales, como aún hoy puede apreciarse en los apellidos de numerosos taucheros.

Y los párrocos anunciaban a lo largo de tres domingos consecutivos los proyectos de enlaces matrimoniales, por si alguien estaba en contra de los mismos, a raíz de que, por ejemplo, el hombre pudiera haber prometido matrimonio a otra mujer o la hubiese dejado embarazada.