Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Gobierno avisa a Torra de que enviará a la Policía si los Mossos no actúan leer

Proyecto realizado

Eladio Medina, presidente de Prominsur, dice que después de 3 años los trabajos del nuevo centro para discapacitados de Granadilla de Abona están a punto de terminar pues "solamente quedan pequeños remates". Asimismo, afirma que la inauguración será en julio o septiembre.
EL DÍA, Granadilla de Abona
10/jun/03 19:37 PM
Edición impresa

Con la idea de contar con un espacio mayor y mejorar las condiciones de enseñanza a discapacitados, la asociación Prominusválidos del Sur (Prominsur) de Granadilla de Abona alcanzó un acuerdo con el ayuntamiento de dicha localidad sureña para conseguir un terreno que permitiera desarrollar este proyecto, que después de tres años de intensos trabajos se ha convertido en realidad.

Eladio Medina Santos, presidente del colectivo, manifestó, en este sentido, que el compromiso suscrito "fue que nosotros entregaríamos a la corporación municipal el colegio que tenemos en la parte alta del casco urbano una vez sea inaugurado el que se ha construido en Charco del Pino, concretamente en la zona de Los Llanos, ya que nos es imposible mantener los dos centros operativos".

Así, apuntó que, aunque ya están recibiendo las clases los alumnos en el nuevo complejo de Prominsur, "todavía no hemos procedido a su apertura oficial, que se llevará a cabo bien el próximo mes de julio o en septiembre, coincidiendo con el inicio del curso escolar, puesto que solamente quedan pequeños remates y que esperamos concluir en unas semanas".

El máximo responsable del colectivo también expresó que la instalación, que tiene carácter comarcal, permitirá incrementar el número de alumnos, "puesto que en la actualidad tenemos 42 y podemos aumentar dicha cifra hasta llegar a los 80, es decir, casi la mitad más de los que están inscritos en la actualidad, lo que supondrá una mejora sustancial".

Así, Medina Santos señaló que el complejo, que se contruyó en una superficie de unos 5.000 metros cuadrados, tiene dos alturas diferenciadas. Mientras en la baja están las salas de manualidades, área administrativa y aseos adaptados, en la superior se encuentran aulas específicas, cocina y comedor, entre otras.

"Tampoco nos podemos olvidar de los ascensores que comunican ambas plantas, con lo que se posibilita la movilidad por el interior del complejo", matizó.

En el exterior del recinto también se cuenta con una piscina climatizada "con fines terapéuticos, al igual que una sala de masajes, por lo que perseguimos elevar la calidad de vida de los alumnos que acuden diariamente al centro educativo para minusválidos de Granadilla de Abona".

"Ahora, nuestro proyecto pasa por incrementar el número del personal laboral y el propio horario del centro, para abrir a las ocho y media de la mañana y cerrar a las seis de la tarde, y no a la una como estamos haciendo en estos instantes. Pero para eso nos hacen falta las oportunas subvenciones, por lo que estamos trabajando intensamente para conseguir la financiación y poder llevar a cabo este proyecto", dijo.

En cuanto a la inversión realizada, el presidente de Prominsur comentó que el dinero necesario para realizar las distintas actuaciones fue superior al 1.500.000 euros".

Al respecto, manifestó que "hemos tenido la ayuda económica del Ayuntamiento granadillero, así como de las Consejerías de Asuntos Sociales del Cabildo de Tenerife y Gobierno de Canarias. También numerosas empresas privadas nos han abaratado los costes y los padres de los alumnos han aportado dinero dentro de sus posibilidades".

Con la idea de contar con un espacio mayor y mejorar las condiciones de enseñanza a discapacitados, la asociación Prominusválidos del Sur (Prominsur) de Granadilla de Abona alcanzó un acuerdo con el ayuntamiento de dicha localidad sureña para conseguir un terreno que permitiera desarrollar este proyecto, que después de tres años de intensos trabajos se ha convertido en realidad.

Eladio Medina Santos, presidente del colectivo, manifestó, en este sentido, que el compromiso suscrito "fue que nosotros entregaríamos a la corporación municipal el colegio que tenemos en la parte alta del casco urbano una vez sea inaugurado el que se ha construido en Charco del Pino, concretamente en la zona de Los Llanos, ya que nos es imposible mantener los dos centros operativos".

Así, apuntó que, aunque ya están recibiendo las clases los alumnos en el nuevo complejo de Prominsur, "todavía no hemos procedido a su apertura oficial, que se llevará a cabo bien el próximo mes de julio o en septiembre, coincidiendo con el inicio del curso escolar, puesto que solamente quedan pequeños remates y que esperamos concluir en unas semanas".

El máximo responsable del colectivo también expresó que la instalación, que tiene carácter comarcal, permitirá incrementar el número de alumnos, "puesto que en la actualidad tenemos 42 y podemos aumentar dicha cifra hasta llegar a los 80, es decir, casi la mitad más de los que están inscritos en la actualidad, lo que supondrá una mejora sustancial".

Así, Medina Santos señaló que el complejo, que se contruyó en una superficie de unos 5.000 metros cuadrados, tiene dos alturas diferenciadas. Mientras en la baja están las salas de manualidades, área administrativa y aseos adaptados, en la superior se encuentran aulas específicas, cocina y comedor, entre otras.

"Tampoco nos podemos olvidar de los ascensores que comunican ambas plantas, con lo que se posibilita la movilidad por el interior del complejo", matizó.

En el exterior del recinto también se cuenta con una piscina climatizada "con fines terapéuticos, al igual que una sala de masajes, por lo que perseguimos elevar la calidad de vida de los alumnos que acuden diariamente al centro educativo para minusválidos de Granadilla de Abona".

"Ahora, nuestro proyecto pasa por incrementar el número del personal laboral y el propio horario del centro, para abrir a las ocho y media de la mañana y cerrar a las seis de la tarde, y no a la una como estamos haciendo en estos instantes. Pero para eso nos hacen falta las oportunas subvenciones, por lo que estamos trabajando intensamente para conseguir la financiación y poder llevar a cabo este proyecto", dijo.

En cuanto a la inversión realizada, el presidente de Prominsur comentó que el dinero necesario para realizar las distintas actuaciones fue superior al 1.500.000 euros".

Al respecto, manifestó que "hemos tenido la ayuda económica del Ayuntamiento granadillero, así como de las Consejerías de Asuntos Sociales del Cabildo de Tenerife y Gobierno de Canarias. También numerosas empresas privadas nos han abaratado los costes y los padres de los alumnos han aportado dinero dentro de sus posibilidades".