Tenerife Sur

Ben Magec denuncia ante la UE y el Diputado del Común el puerto industrial

El grupo ecologista traslada a ambas instancias lo que considera que ha sido ""ocultamiento y manipulación informativa"" de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno canario.
EFE, Santa Cruz de Tenerife
25/jul/03 19:40 PM
Edición impresa

Los ecologistas de Ben Magec han presentado sendas denuncias ante el Diputado del Común y la Comisión Europea por ""ocultamiento y manipulación de la información"" por parte de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias para conseguir llevar a cabo el proyecto del puerto industrial en Granadilla de Abona.

Su portavoz, Tony Rodríguez, reveló ayer que tanto el ex consejero de Medio Ambiente, Fernando González, como la ex viceconsejera, Milagros Luis Brito, han manipulado documentos y han guardado otros con el fin de conseguir un informe favorable de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente que diera luz verde al puerto de Granadilla.

Dicho proyecto necesitaba para prosperar un informe preceptivo de declaración de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y otro que señalara que no existía incompatibilidad ambiental con un espacio protegido por la Unión Europea como son los cebadales del Sur, situados justo donde se piensa instalar el puerto industrial.

Los ecologistas aseguran en su queja ante el Diputado del Común y la UE que para superar estos trámites ""se han cometido multitud de presuntas irregularidades, algunas de las cuales pueden tener carácter penal, lo que convierte el proyecto del puerto de Granadilla en uno de los mayores escándalos ambientales y políticos de la reciente historia de Canarias"".

El portavoz de los ecologistas recordó que desde hace más de 30 años se quiere instalar un puerto industrial en Grandilla para sustituir al de Santa Cruz de Tenerife, pero que en febrero del 2000 un informe del jefe de servicio de Planificación de Recursos Naturales de la Consejería de Medio Ambiente decía que ""es altamente impactante (el puerto de Granadilla), con unos efectos muy negativos sobre la biodiversidad"".